Londres, Inglaterra.- Londres acogerá próximamente una exposición "para mayores de 18 años" destinada a suscitar un debate sobre las cambiantes actitudes públicas ante la representación de la actividad sexual en el arte a través de imágenes explícitas que van desde los etruscos hasta Picasso o Andy Warhol.
"Seducidos: Arte y Sexo desde la Antigüedad hasta el Presente", se titula la exposición que se celebra en la galería del Barbican Centre de Londres del 12 de octubre al 27 de enero y que, por su provocadora temática, promete ser un gran imán para el público adulto.

La italiana Marina Wallace, profesora del Central Saint Martins College of Arts and Design, de la Universidad de las Artes de Londres, ideó la exposición junto a Martin Kemp, profesor de historia del arte de Oxford, y la comisaria independiente Joanne Bernstein.

Wallace y Kemp trabajaron ya juntos en otra exitosa exposición titulada "Cuerpos Espectaculares: el Arte y la Ciencia del cuerpo humano desde Leonardo da Vinci hasta ahora", que trataba del cuerpo humano y sus tabúes, y decidieron profundizar en el tema, extendiéndolo al sexo.

Según explica Wallace a EFE mientras manipula con guantes blancos un tomo japonés con imágenes de claro contenido homosexual, la exposición pretende analizar en primer lugar "la aceptabilidad" de las imágenes de contenido sexual explícito en distintas épocas y culturas.

"Lo que es hoy aceptable, no lo era ayer, y lo que hoy no lo es, tal vez deje de serlo en el futuro. El concepto de la censura cambia según la sociedad, la política y las costumbres", señala.

Pero se trata al mismo tiempo de indagar "las estrategias visuales de los artistas para hacer que sus obras resulten excitantes, interesantes", algo que va ligado al concepto de "revelar, ocultando", mediante el recurso a velos semitransparentes o a biombos, como hacen por ejemplo los grabadores japoneses.

Otro aspecto analizado es "la presencia de las representaciones sexuales en diversas colecciones", explica la experta italiana, quien agrega que ella y sus colegas han trabajado, por ejemplo, con un coleccionista de Amsterdam que ha conseguido reunir un importante conjunto de pinturas japonesas y chinas a partir del siglo XVIII.

Entre las obras que vienen al Barbican hay un grupo procedente del famoso "Gabinetto segreto" de Nápoles (Italia) creado en 1819 por el rey Francisco I de las Dos Sicilias tras visitar con su esposa y su hija el Museo Nacional de esa ciudad y decidir que muchos de los objetos expuestos -desde frescos de un burdel de Pompeya hasta amuletos fálicos- se ocultasen al público.

Otras piezas proceden del Museo Británico, donde están repartidos por las distintas secciones, y, según señala Marina Wallace, los trajeron al Reino Unido durante la época victoriana los adinerados viajeros coleccionistas que hacían lo que se llamaba entonces el "grand tour" por el continente.

La exposición abarca desde el arte etrusco -300 años antes de la era cristiana- hasta nuestros días y explora, en palabras de la comisaria, "cómo las distintas culturas muestran de modo diverso la representación del acto sexual, aunque no como metáfora de la fertilidad".

"Queremos que quien venga a la exposición se haga preguntas sobre la censura, el erotismo, la línea divisoria entre arte y pornografía", dice Wallace, según la cual "no hay un objeto obsceno absoluto: las cosas que resultan escandalosas en un contexto, pueden no serlo en otro".

"Hemos excluido, sin embargo, imágenes de violencia sexual o con niños y nos hemos limitado al sexo consensual", agrega la experta, según la cual si se ha limitado la exposición a los mayores de dieciocho años, como ocurre con las películas, ha sido para "respetar el código cultural" del país y el momento.

Además de numerosos creadores anónimos de la antigüedad, entre los artistas de distintas épocas que estarán representados en el Barbican figuran Giulio Romano, Lucas Jordán, Rembrandt, Turner, Fuseli, Fragonard, Gustav Klimt, Utamaro, Hokusai, Rodin, Picasso, Man Ray, Bellmer, Duchamp, Andy Warhol o Jeff Koons.