La Jornada
México, DF.- Organos de inteligencia del Gobierno Federal han recabado información que hace presumir la participación de al menos dos funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, en la ejecución de Edgar Millán Gómez, coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva (PFP), abatido a tiros en un inmueble de la colonia Guerrero, el pasado 8 de mayo, revelaron funcionarios del gabinete de seguridad.
Según la información recabada, Genaro García Luna, titular de la SSP federal, solicitó al presidente Felipe Calderón que la Procuraduría General de la República (PGR), le diera información puntual del avance de las investigaciones en torno a su amigo y uno de sus más cercanos colaboradores, Édgar Millán, quien fue asesinado a tiros en el patio de un edificio de departamentos que se localiza en la calle Camelia 133, colonia Guerrero, en la delegación Cuauhtémoc, en la Ciudad de México.

Los informantes revelaron que la petición de García Luna fue aprobada, y que el Ministerio Público Federal le ha dado a conocer los avances de la indagatoria, que incluyen la sospecha de que al menos dos funcionarios de la SSP federal, podrían haber apoyado al grupo que según las investigaciones contrató a Alejandro Ramírez Báez, homicida de Édgar Millán.

Las fuentes consultadas, describieron de nueva cuenta la manera en que oficialmente se considera que ocurrió la ejecución de Millán Gómez, y reiteraron que las investigaciones de la PGR y también las que de manera paralela realiza la SSP federal, coinciden en que fue un solo agresor y éste fue detenido tras vaciar los cargadores de sus armas.

También, que gracias a los partes informativos que rindieron los escoltas de Édgar Millán y las "entrevistas" (interrogatorios) a que han sido sometidos varios funcionarios cercanos al jefe policiaco, han detectado algunas contradicciones.