Edgardo Valero
"Hablar de conflictos hace que la gente se ponga nerviosa, sin embargo, esto no implica que siempre el asunto sea negativo", dijo en conferencia el DoctorMathia, discípulo de la tercera generación de Gandhi.
El tema a tratar fue "El Manejo de Conflictos y Mediación Pacífica", y empezó diciendo al público que se dio cita a las 18:00 horas en el Expo Center de la Universidad del Valle de México, que esto es algo con lo que se tiene que lidiar todos los días, en cada situación, pero si se hace de manera correcta llegará a tener los resultados satisfactorios que deseamos.

Agregó que la forma en la que se está acostumbrado a resolver los conflictos tiende más a la violencia que a la resolución pacífica. Y son exactamente estas las dos formas que se puede elegir para llegar a resolverlos: violencia o no violencia.

El conferencista dijo que cuando se trata un conflicto de manera negativa esto "no aporta beneficio alguno, distrae a la comunidad, y lleva a la desorientación". Y de manera contraria, cuando se aborda de forma pacífica: "ayuda al proceso de un desarrollo interno, y evita que las cosas se lleven a cabo sin violencia".

La gran pregunta es "¿cómo resolverlo de forma pacífica?", cuestiomiento al que el doctor Mathai respondió: "el fin es llegar a un entendimiento, porque el conflicto tiene una significación cultural", y al respecto agregó que una vez le pidieron que fuera mediador en Chiapas, petición que decidió no aceptar, argumentando que quien debe mediar en una situación así, "tiene que ser alguien que conozca el entorno y que entienda la cultura, porque la resolución de conflictos es el significado de un proceso netamente cultural".

Y por otro lado, cuando se aplica la violencia, lo que se logra es tener un resultado de forma rápida, pero con un control que sólo existirá de forma temporal. Además, dijo que no se debe olvidar que siempre la violencia genera más violencia, y cada vez con un resultado más desastroso y doloroso.

Afirmó: "debemos entender que a menos que lleguemos a la raíz más profunda del conflicto, darse cuenta qué lo origina, es entonces que sabremos cómo resolverlo de manera pacífica", y después, según el doctor Mathia, el siguiente paso sería abrir el diálogo entre las personas o las instituciones involucradas, porque la mayoría de los conflictos son "metas incompatibles entre los grupos".

Argumentó que algunas de las causas por las cuáles la población mundial no puede vivir en paz, es que gran parte de ella vive por debajo de los límites de pobreza, así como la falta de seguridad, y ejemplificó: "la gente cuando se duerme no sabe si va a despertar al día siguiente, y esto los mantiene en constante estado de nerviosismo y tensión".