Notimex
Bogotá.- Autoridades colombianas desmintieron hoy una supuesta manipulación de las pruebas de vida de 16 rehenes en poder de las rebeldes FARC, como denunció la senadora Piedad Córdoba y familiares de los secuestrados.
En declaraciones a periodistas, el fiscal Mario Iguarán descartó que se hayan presentado irregularidades, como la edición de los videos, para alterar el contenido de las evidencias que fueron entregadas a los familiares de los secuestrados.

'La Fiscalía no tiene ningún elemento para ir al menos a insinuar que pudo haber una manipulación de las pruebas' por parte de las autoridades de Colombia, señaló el funcionario.

Precisó que los operativos que llevaron a la captura el jueves pasado de tres personas que portaban las cartas y videos y la posterior entrega del material a los familiares, se hizo bajo el debido proceso.

La posición de Iguarán fue respaldada por el jefe de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Freddy Padilla de León, quien calificó como "irresponsables" las versiones surgidas en ese sentido.

Córdoba denunció que las pruebas fueron decomisadas mucho antes y escondidas para evitar que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, las entregara a su homólogo francés Nicolás Sarkozy en la reunión que ambos sostuvieron en París.

Según la senadora, quien junto al mandatario venezolano fungió como facilitadora de un acuerdo para buscar la liberación de 45 rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se buscaba obstruir la gestión humanitaria que cumplían.

Padilla de León dijo ignorar cuál puede ser "el interés" de Córdoba o "si está teniendo alucinaciones" y aclaró que las autoridades sólo tuvieron contacto con las pruebas, el jueves pasado, cuando se realizó el operativo.

La familia de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, en poder de las FARC desde 2002, pidió la víspera investigar la denuncia de Córdoba, tras insinuar también la manipulación del material.

El presidente colombiano Alvaro Uribe puso fin hace dos semanas a la mediación de Chávez, lo que desató una crisis diplomática entre los dos países, luego que el mandatario venezolano se consideró "burlado".