Foto: Vanguardia/Archivo
24 Horas
José Luis Abarca Velázquez afirmó que él no dio la orden a los policías municipales de disparar contra los estudiantes en los hechos del pasado fin de semana en los que murieron seis persona
México, DF. José Luis Abarca Velázquez, presidente municipal de Iguala, afirmó que él no dio la orden a los policías municipales de disparar contra los normalistas, pues mientras ocurrían los hechos, él se encontraba con su esposa en un evento por el Segundo Informe de Labores de la presidenta del DIF.

No me enteré de la actuación de los policías, aseguró el edil en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula.

Abarca Velázquez explicó que no se enteró de la actuación de los elementos de seguridad hasta que le llamó su secretario particular para informarle que había unos estudiantes de la Normal de Ayotzinapa que se habían llevados unos camiones y que había disturbios.

Me enteré hasta que mi secretario me habló que por ahí había unos muchachos estudiantes normalistas de Atyotzinapa que se habían llevado unos camiones y que empezaron a correr, que hacían disturbios, que venían encapuchados y les di la orden de no caer en alguna provocación, les dije que no quería ni golpes, ni disparos, apuntó.

A dos días de los enfrentamientos en los que murieron seis personas, otras 17 resultaron lesionadas y 58 desaparecidos; además de que 22 policías fueron detenidos por su relación en los ataques, Abarca Velázquez subrayó que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Guerrero no le ha informado nada sobre ninguno de los casos por lo que desconoce los detalles de la detención de los elementos a su cargo y de las personas que hasta el momento se desconoce su paradero.

Los hechos

El sábado, el procurador de Guerrero, Iñaki Blanco aseguró que la principal línea de investigación es el uso excesivo de la fuerza por parte de efectivos, y agregó que indagan si en alguno de los cuatro enfrentamientos hubo participación del crimen organizado, pues se encontró evidencia del uso de armas de grueso calibre como rifles AR-15.

La indagatoria es por los hechos de la noche del pasado viernes y madrugada del sábado cuando estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa realizaban una colecta para trasladarse a la Ciudad de México y participar en la marcha conmemorativa del 2 de Octubre.

De acuerdo con la Procuraduría estatal, los normalistas tomaron camiones de la central de autobuses de Iguala, una práctica común de los alumnos, por lo que los policías acudieron al sitio y se desarrolló una persecución.

Alrededor de las 9:30 de la noche, al no poder detenerlos, los uniformados comenzaron a disparar contra las unidades cuando se encontraban en el Centro de la ciudad.

Estas acciones se replicaron en otros tres puntos, indica el comunicado oficial. Sobre el Periférico Norte los preventivos encontraron tres unidades y dispararon, ahí fallecieron dos hombres, se investiga si eran normalistas, ya que en la zona se encontraron impactos de arma de fuego, al parecer del calibre .223 (AR-15).

La siguiente agresión se dio cerca de la media noche en la carretera federal Iguala–Chilpancingo. En el camión atacado viajaban integrantes del equipo de futbol de tercera división Avispones de Chilpancingo, un menor de 15 años falleció, el conductor del autobús, así como una mujer identificada como Blanca Montiel Sánchez, que viajaba en un taxi junto al autobús cuando los policías dispararon.

El último ataque se dio en la carretera federal Chilpancingo–Iguala, a la altura del kilómetro 176, donde dos vehículos presentaron impactos de arma de fuego calibre 7.62 x 39 mm (AK-47). En el lugar resultaron lesionados un agente del Ministerio Público y una mujer que no fue identificada, los cuales fueron trasladados a un hospital en Chilpancingo.

Cerca de las 11 de la mañana, mientras elementos del Ejército realizaba una inspección en Periférico Norte, encontraron el cuerpo de un hombre con severos daños en su cuerpo, el cual quedó en calidad de desconocido.