La Iglesia mexicana descalificó hoy el proceso abierto contra el cardenal Norberto Rivera en Estados Unidos por una denuncia de un mexicano que dice haber sido violado por un sacerdote, con la cual, según el arzobispado de la capital de México, sólo se pretende obtener "millones de dólares".
México, D.F. .- En un documento publicado hoy en la página electrónica del semanario "Desde la fe", el Arzobispado señala las "diez mentiras" sobre las que a su juicio está basado el caso contra el cardenal bajo cargos de conspiración internacional y supuesto encubrimiento del sacerdote Nicolás Aguilar, a quien Joaquín Aguilar acusa de haberlo violado.

Según la publicación "el verdadero motivo" por el que Joaquín Aguilar demandó a Rivera ante la Corte Superior de Los Angeles es "el jugoso negocio" que representa interponer demandas civiles en Estados Unidos.

"Es un negocio seguro", añade el arzobispado, que llama la atención sobre el inferior "rigor de exigencia en cuanto a las pruebas" de un proceso civil frente a uno penal.

También considera falso que la Red de Sobrevivientes de Abusos de Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), organización que apoya a Joaquín Aguilar, diga que está en el caso de forma "desinteresada".

Asegura que las querellas civiles en Estados Unidos llegan a dejar a los abogados hasta un 40 por ciento de las indemnizaciones que perciben las víctimas en este tipo de casos.

"Desde la fe" dice que el cardenal Rivera "nunca encubrió al padre Nicolás Aguilar" ni jamás, mientras fue obispo de Tehuacán (Puebla), "recibió acusación alguna relacionada con abusos a menores de edad".

Nicolás Aguilar ejerció de sacerdote en Puebla hasta 1987, cuando se marchó a la diócesis de Los Angeles (EEUU) nueve meses para luego regresar a México y seguir ejerciendo el sacerdocio.

"De lo único que monseñor Rivera se enteró fue de una agresión perpetrada por un muchacho en el año de 1986, en contra del padre (Nicolás) Aguilar, de lo cual se le advirtió a la Arquidiócesis de Los Angeles que recibió al padre Nicolás Aguilar para trabajar un año", apunta el texto.

Para el Arzobispado tampoco es cierto que el denunciante Joaquín Aguilar diga que en México no se hizo justicia por corrupción, y alega que en su día la supuesta víctima jamás pudo demostrar que "fue violado".

La Iglesia mexicana reitera que en las investigaciones del caso la participación del cardenal Rivera siempre ha tenido carácter voluntario "para demostrar que no está ocultando nada y que siempre estará dispuesto a colaborar con la justicia".

Por ello funcionarios del estado de California le tomaron declaración al cardenal en Ciudad de México el pasado 8 de agosto.

El 13 de septiembre fue llamado a declarar en el caso el cardenal estadounidense Roger Mahony, y el próximo 16 de octubre está previsto que el tribunal estadounidense se declare o no competente en el caso.