Nyon (Suiza).- La UEFA extendió hoy un poco más el mayor escándalo de apuestas ilegales del fútbol europeo al señalar cinco clubes de Europa del Este como sospechosos de estar involucrados en manipulación de partidos.

Además de los nueve países conocidos a los que se extiende la red investigada por la fiscalía de Bochum, el organismo rector del fútbol europeo amplió hoy la trama también a Albania y Letonia, según un comunicado publicado tras una reunión de crisis en la localidad suiza de Nyon.
Nyon (Suiza).- La UEFA extendió hoy un poco más el mayor escándalo de apuestas ilegales del fútbol europeo al señalar cinco clubes de Europa del Este como sospechosos de estar involucrados en manipulación de partidos.

Además de los nueve países conocidos a los que se extiende la red investigada por la fiscalía de Bochum, el organismo rector del fútbol europeo amplió hoy la trama también a Albania y Letonia, según un comunicado publicado tras una reunión de crisis en la localidad suiza de Nyon.

Los clubes bajo sospecha son los albanos KF Tirana y KS Vllaznia, el letón FC Dinaburg, el esloveno NK IB Ljubljana y el húngaro Honved Budapest, que enseguida negó la acusación.

Seis de los siete partidos investigados pertenecen a la Liga Europa, mientras que el otro es un partido de segunda ronda disputado por el Tirana en la Liga de Campeones.

Hasta ahora, la fiscalía de Bochum había informado de que las sospechas de arreglo de partidos se centraban en Austria, Bélgica, Bosnia, Croacia, Hungría, Eslovenia, Suiza, Turquía y Alemania.

Los investigadores alemanes anunciaron el viernes que al menos tres partidos de la Champions y 12 de la nueva Liga Europa 2009 estaban bajo sospecha de haber sido manipulados.

La Unión Europea de Fútbol Asociado (UEFA) habló hoy de siete partidos. Además, aseguró que probablemente hay tres árbitros y un funcionario del organismo involucrados, aunque no dio nombres.

Representantes de las federaciones nacionales de los nueve países señalados por la fiscalía de Bochum se reunieron hoy en la sede de la UEFA de Nyon para hablar del escándalo de las apuestas.

"Todos están interesados en una rápida y completa aclaración", dijo el secretario general de asocación más poderosa de Europa, la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Wolfgang Niersbach.

"Pero no podemos caer en la precipitación, sino dar el tiempo necesario a las autoridades. Y por muy amarga que sea la verdad, debe conocerse por completo. Y las sanciones serán muy duras", advirtió.

Las nueve federaciones exigieron a sus jugadores y funcionarios que revelen sus conocimientos sobre posibles manipulaciones de partidos.

De todas formas, la UEFA cree que "está confrontándose con un caso de crimen organizado que excede el poder de investigación de la jurisdicción deportiva".