Carlos Avilés y María de la Luz González / El Universal
Mèxico.- Los gobernadores de Morelos, Marco Antonio Adame; de Chihuahua, José Reyes Baeza, y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, consideraron necesario que se cree un sistema nacional de información que se comparta con las entidades y les permita tener datos certeros que los ayuden a establecer medidas eficientes para abatir la inseguridad.
Durante su participación en las mesas de trabajo del foro Seguridad en Democracia, los mandatarios reconocieron que para solucionar este problema no sólo se requiere de reformas penales, sino de impulsar cambios en sectores como el de la educación.

Previo a la presentación de sus ponencias, el ex presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), José Woldenberg, quien forma parte de los ciudadanos que promovieron el foro, les explicó que la intención de reunirlos era comenzar a impulsar una auténtica política de Estado en materia de seguridad.

En respuesta a ese planteamiento, el gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame, dijo que lo único que hace falta para que se concrete es voluntad política.

Marco Antonio Adame pidió no retardar las reformas que se requieren para actualizar el marco jurídico con que se cuenta para resolver el problema de inseguridad, porque ha sido rebasado por la realidad que se vive en el país.

Como parte de las reformas que se requieren, dijo, también es necesario implantar y materializar el sistema de carrera en los cuerpos de justicia para lograr avances y mejores resultados en el combate contra la delincuencia.

En el rubro de las reformas, el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza Terrazas, recordó que su entidad realizó un cambio integral en el sistema de justicia para contar con juicios orales que permiten procesos más transparentes, que reducen la impunidad y restablecen la credibilidad en las instituciones.

En Chihuahua, dijo, se logró transitar de un sistema de corte inquisitivo a uno que cuenta con medidas alternas para solucionar conflictos y reparar el daño que se le causa a las víctimas del delito.

Sobre este tema, el presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sergio García Ramírez, en una mesa de análisis previa, pidió no distraerse con la propuesta de juicios penales orales que planteó, a nivel federal, el presidente Felipe Calderón.

En opinión de García Ramírez, no vale la pena concentrarse de momento en este tema, porque "el juicio penal oral no evita secuestros ni crea condiciones de seguridad social".

En su oportunidad el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, insistió en que se debe contar con un sistema de información nacional que le permita a los gobiernos locales tener acceso a reportes que les ayuden a generar políticas para combatir la delincuencia.

Ebrard destacó este hecho porque, dijo, actualmente el aislamiento en el manejo de la información complica la cooperación y la lucha en problemas como el del narcotráfico y el narcomenudeo.

El mandatario capitalino dijo que es necesario aplicar medidas de solución que abarquen el problema de la inseguridad desde todas sus aristas y no sólo desde el punto de vista penal y de las sanciones.

Porque, como se busca concretar en el DF, también se requiere de un sistema que permita la readaptación, principalmente, de los menores a la sociedad.

Además de impulsar, de manera paralela, otro tipo de políticas que ayuden, por ejemplo, a que los jóvenes tengan más opciones al evitar que dejen sus escuelas, porque la educación es uno de los puntos clave para avanzar en el rubro de la seguridad y en otros aspectos.