Así lo afirmó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que visitó a los heridos del avionazo en el que murieron 153 personas ingresados en el hospital La Paz de Madrid
Madrid, España.- El Gobierno español aseguró que entre hoy y mañana estarán identificadas la mayoría del centenar de víctimas mortales del accidente aéreo ocurrido en el aeropuerto de Madrid cuyas identidades están aún por verificar, tras comprobarse la de las otras 53 por sus huellas dactilares.

Así lo afirmó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que visitó a los heridos ingresados en el hospital La Paz de Madrid, entre ellos un funcionario de prisiones que permanece en el centro sanitario junto a su hija de 11 años, después de haber perdido a su esposa y a otra hija en la tragedia.

El ministro dijo que las tareas de verificación por ADN comenzaron a realizarse hoy, pruebas que permitirán esclarecer las identidades de la mayoría de los 153 fallecidos en el accidente ocurrido el miércoles, en el que hubo 19 heridos, algunos de los cuales siguen en estado grave.

No obstante, advirtió de que podrían quedar en un principio pendientes algunas verificaciones por no tener un ADN de referencia, como en el caso de víctimas del extranjero o de un niño adoptado.

"Estamos trabajando tanto la Policía, Guardia civil como el Instituto Anatómico Forense a todo el ritmo que podemos. Está todo el mundo volcado, pero hay tiempos que no podemos saltarnos, porque los análisis en algunos casos son cultivos biológicos", puntualizó.

Pese a las dificultades, el ministro expresó su confianza en que al final se pueda identificar a la totalidad de los fallecidos.

El ministro eludió pronunciarse sobre el malestar de los familiares con la aerolínea Spanair, a la que acusan de ocultar información sobre las causas de la catástrofe aérea.

Pérez Rubalcaba señaló no obstante que entiende el dolor de las familias y recalcó que el Gobierno está volcado en acabar cuanto antes con las tareas de identificación y en garantizar a los familiares que puedan enterrar donde desean a sus seres queridos.

"Al final sabremos lo qué pasó. Se lo debemos a las víctimas", indicó Pérez Rubalcaba, que recalcó que el avión McDonnell Douglas 82 es un modelo que sigue volando, por lo que "interesa a toda la aviación mundial que se sepa exactamente qué pasó".

El ministro rechazó pronunciarse sobre las posibles causas del siniestro y opinó que se dicen "bastantes cosas arriesgadamente como para que el Gobierno contribuya a esa polémica".