Un hallazgo interesante que arrojó la encuesta nacional de percepción de la labor del Inai correspondiente a 2015, fue que al cuestionárseles sobre los derechos que les son intrínsecos, el derecho de acceso a la información, no fue uno de los primeros referentes entre los encuestados. El derecho más mencionado fue a la educación; enseguida, al trabajo, y en tercer lugar, a la libre expresión. La buena noticia es que, al ser el acceso a la información un complemento de este último, se cuenta con mejores posibilidades para que la gente lo comience a tener más presente. 

El reconocimiento del derecho es un tema importante para exigir su cumplimiento; no obstante, el instrumento de medición arrojó datos interesantes que dan cuenta de su ejercicio a nivel nacional. A ese respecto se desprenden varios desafíos, unos de los cuales expongo a continuación. 

Según la encuesta, la población utiliza diversas estrategias para obtener información acerca del gobierno: primero, recurre a la institución o dependencia de que se trate directamente; esto es, se acerca a la oficina de gobierno y pregunta a quien ofrezca orientación. En segundo lugar, busca información vía internet, es decir, investiga si existe algo en línea que le resuelva la duda o le proporcione lo que requiere. Y como tercer opción, acude al Inai. Los datos resultan esclarecedores respecto al proceder de la población; sin embargo, considerando que es posible que las dependencias no estén ubicadas en las cercanías del interesado o que la consulta en línea pueda llevar a fuentes no oficiales de referencia, en el Inai estamos trabajando en impulsar la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), el Centro de Atención a la Sociedad y nuestro servicio de atención telefónica Telinai, como vehículos oportunos de orientación ciudadana en materia de acceso a la información y protección de datos personales. 

Respecto al tema de los sujetos obligados, fue interesante observar que si bien 67% de la población sabe que puede solicitar información de todas las entidades y organismos del gobierno federal, 48% está consciente que podrá hacerlo a cualquier persona física o moral que reciba o ejerza recursos públicos. Es un porcentaje que estamos seguros que podrá irse elevando con el tiempo, conforme vaya creciendo la utilidad percibida y la estandarización del uso de este derecho. 

Otro hallazgo importante es el hecho de que uno da cada dos mexicanos conoce el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales; proporción similar a la que sabe que el Inai es el encargado de garantizar el derecho de acceso a la información. No obstante, la desconfianza de la población en los sujetos obligados cobra una cuota alta para el ejercicio del derecho de acceso a la información. De acuerdo con la encuesta, 6 de cada 10 mexicanos no creen que se les proporcionará información verídica acerca del tema específico que solicitan (proporción mayor en la población mayor a 18 años, en la región del Golfo-Sur y en niveles socioeconómicos bajos). 

Como contrapunto a este dato sabemos que, en 2015, sólo 3% de quienes solicitaron información se inconformaron con la respuesta recibida. Desde luego que puede haber quienes no estén conformes con la respuesta y aun así no recurran la información, sin embargo, estos datos sugieren que la proporción de desconfianza no parece sostenerse en los hechos. Queda pendiente impulsar que sean más los mexicanos que ejerzan este derecho, así como hacer hincapié en que ante cualquier inconformidad en la respuesta, puede contar con el Inai.

Otro dato de interés que arrojó la encuesta fue que la disposición de la gente a llenar un formato para obtener la información de su interés continúa a la alza. Sin embargo, la percepción que se tiene acerca de la dificultad que ésto conlleva continua siendo alta: 55% lo consideró difícil o muy difícil y sólo 20% fácil o muy fácil, tema que pretendemos atender a través de una interfaz sencilla de usar dentro de la Plataforma Nacional de Transparencia. 

En conclusión, la encuesta 2015, trajo a nuestra atención desafíos relacionados con el ejercicio del derecho de acceso a la información. Con ello en mente, en el Inai retomaremos estos datos para diseñar estrategias y esfuerzos particulares que nos ayuden a hacer frente a estos nuevos retos de manera exitosa y en beneficio del ejercicio del derecho de acceso a la información a lo largo y ancho del país. 

Twitter: @XimenaPuente