Investigadores estatales ya trabajan para entender a qué se deben los problemas, en conjunto con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)

De acuerdo a The New York Times, cientos de personas en Estados Unidos se han enfermado con problemas pulmonares vinculados al vapeo y algunas han muerto, de acuerdo con reportes de funcionarios de salud pública.

La mayoría eran personas jóvenes, adolescentes o veinteañeras en general saludables. Investigadores estatales ya trabajan para entender a qué se deben los problemas, en conjunto con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Cualquier persona que use cigarrillos electrónicos u otros dispositivos de vapeo, ya sea para consumir nicotina o sustancias extraídas de marihuana y cannabis, puede estar en riesgo debido a que no se ha podido determinar qué dispositivo o líquido/cartucho específicamente sería responsable de las afectaciones.

La FDA ha advertido que parece haber peligro en especial para quienes vapean THC, el agente psicoactivo del cannabis. La agencia dijo que una porción significativa de muestras de los líquidos en cartuchos que habían usado las personas enfermas tenía THC y también un químico llamado acetato de vitamina E.

Dado que los consumidores no pueden tener certeza respecto a si los productos para vapear THC contienen acetato de vitamina E, a los consumidores se les urge a no comprar productos de vapeo en las calles y tampoco utilizar aceite de THC o adicionar/modificar sustancia alguna para los productos comprados en tiendas”, indicó la FDA en un comunicado.

Sin embargo, algunos de los pacientes que se enfermaron han dicho que no vapearon cartuchos con THC. En 53 casos de enfermedad, registrados en Illinois y en Wisconsin, el 17 por ciento de las personas hospitalizadas dijo que solamente había vapeado productos de nicotina, de acuerdo con un artículo de The New England Journal of Medicine.

Los investigadores que escribieron el artículo advirtieron de que “el aerosol de cigarrillos electrónicos no es inofensivo; puede exponer a quienes los usan a sustancias que se sabe que tienen efectos de salud adversos, incluyendo partículas ultrafinas, metales pesados, compuestos orgánicos volátiles y otros ingredientes dañinos.

Los efectos de salud de esos químicos aún no son bien conocidos, dijeron los investigadores de The New England Journal of Medicine, aunque los productos ya se comercialicen.

Los síntomas iniciales incluyen fatiga, náuseas, vómito, tos y fiebre, que crecen hasta que falta el aire o hay una dificultad para respirar que se puede volver tan extrema como para llegar a la sala de emergencia y a una hospitalización obligada.

 

 

Algunos pacientes han necesitado oxígeno suplementario; en un tercio de los casos analizados en The New England Journal of Medicine se requirieron ventiladores.

En los escaneos de pulmones, la enfermedad parecía coincidir con neumonía pulmonar bacterial o viral, pero no se han encontrado infecciones en las pruebas.

Los funcionarios de salud dicen que la conducta más riesgosa es usar productos de vapeo comprados en puestos callejeros o del mercado negro en vez de adquirirlos directamente con minoristas, así como el uso de dispositivos posiblemente alterados o cartuchos cuyos contenidos hayan sido mezclados.

Mitch Zeller, director del Centro para Productos de Tabaco en la FDA, dijo: “Si estás pensando en comprar uno de estos productos directamente de la calle, o que esté en venta en la parte trasera de un automóvil o en un callejón, al igual que si vas a llevarlo a casa y tú mismo hacerle modificaciones para usar algo comprado de un tercero o que te dio un amigo, piénsalo dos veces”.

Los CDC y algunos funcionarios de salubridad a niveles locales en Estados Unidos han recomendado que la gente deje de vapear, punto, hasta que se determine la causa de los daños pulmonares.

Los cigarrillos electrónicos y otros dispositivos de vapeo fueron desarrollados con la idea de que ayudarían a reducir el humo de segunda mano y a los fumadores a reducir el hábito, al saciar la adicción de nicotina sin que inhalaran las toxinas que surgen por la quema del tabaco. Sin embargo, muchos expertos médicos ahora indican que hasta los fumadores deberían repensar hacer la transición a cigarros electrónicos y exhortan a quienes no fuman a evitar vapear.