“ Un violador no será gobernador”.

Esa frase es excelente;
todos la celebran ya.
Por desgracia lo será
si lo apoya el Presidente.