Foto: Archivo
Reciben apoyo de más de mil niños y jóvenes en orfandad

Alrededor de mil 100 niños y jóvenes en estado de orfandad materna en Coahuila reciben en Coahuila el apoyo bimestral de parte del programa Jefas de Familia, coordinado por la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno Federal. 

Este programa impulsado desde marzo de 2013 otorga una pensión a hijos e hijas en estado de orfandad materna que van de los 330 a los 2 mil 40 pesos mensuales, que se entregan cada bimestre. 

Jesús Israel Reyes Martínez, coordinador del programa, señaló que el apoyo se le entrega a cada niño que queda desprotegido y varía el recurso económico según la edad y el grado de estudios que tengan.

“Estamos muy al pendiente al tema del feminicidio, pero por desgracia, todavía no hay una jurisprudencia (sobre esto) porque el feminicida no pierde la patria potestad de los niños en caso de quedárselos. Nosotros como programa para atender a los niños y niñas, no le vamos a dar la pensión al papá cuando vaya a cobrar, entonces hacemos un trabajo con Pronnif para darles esta pensión a los familiares directos de la jefa de familia”, detalló Reyes Martínez.

Las jefas de familia que deseen asegurar a sus hijos deben cumplir con requisitos como ser madre de familia de uno o más hijos menores de 23 años que estudien, y tener carencias en el acceso a la alimentación, entre otros.

Estamos muy al pendiente al tema del feminicidio, pero por desgracia, todavía no hay una jurisprudencia porque el feminicida no pierde la patria potestad de los niños en caso de quedárselos. Nosotros como programa para atender a los niños y niñas, no le vamos a dar la pensión al papá cuando vaya a cobrar. Entonces hacemos un trabajo con Pronnif para darles esta pensión a los familiares directos de la jefa de familia.

LOS BENEFICIARIOS

Quien desee recibir beca, deberá cubrir los siguientes requisitos:

Ser menores de 23 años.

Que estudien.

Padecer carencias alimenticias.

No tener seguridad social ni servicios de salud.

Limitados espacios de vivienda.

Rezago educativo