Katy Salinas Pérez, directora del Instituto Coahuilense de las Mujeres. Especial
Afirma el ICM que las agresiones inician desde el noviazgo y la mujer ni cuenta se da

La violencia contra la mujer se presenta desde el noviazgo, lo que incide para que en la unión matrimonial continúe la condición de maltrato y las agresiones aumenten de nivel, aseguró Katy Salinas Pérez, directora del Instituto Coahuilense de las Mujeres.

Por lo anterior, el ICM realizó una capacitación a 12 mil adolescentes para visibilizar algunas prácticas de violencia y control que imperan entre las relaciones de pareja desde la juventud.

“Lo más importante es dotar de información tanto a hombres y mujeres, pues hay quienes ejercen violencia pero ni siquiera saben que dichos actos representan opresión o control sobre su pareja”, comentó Salinas Pérez.

‘FALTA INFORMACIÓN’

Manifestó que durante los grupos focales que se organizaron de forma virtual, algunas jóvenes ni siquiera identifican que son víctimas de violencia, o en su caso, los jóvenes ignoran que ejercen conductas agresivas.

“Hay un violentómetro, pero también acciones que no se identifican como control, entre las más comunes está el hecho de revisar el celular de la pareja, prohibir salidas o decirle cómo vestir, incluso si humillas o desvaloras sus habilidades.

Muchas conductas no se identifican como violencias, por eso se requiere dotar de información tanto a ahombres como mujeres para que esas prácticas se eliminen”, comentó la directora.

No significa, agregó, que la violencia no se presente en mujeres mayores, sino que por arriba de esa edad existe mayor tolerancia hacia estas conductas debido a la cultura que impera en el país.

“Quienes ahora las identifican, son quienes más levantan la voz, denuncian o rechazan ciertos tratos de sus parejas desde la juventud”, agregó.