Chávez y Travieso nos regalaron una gran batalla luciendo como en sus mejores años.
La pelea fue con causa y las ganancias se utilizarán para ayudar con el tratamiento de gente con adicciones

El viernes por la noche Jorge "Travieso" Arce y Julio César Chávez nos regalaron una gran velada boxística en una pelea de exhibición en Tujuana. 

Como en sus tiempos de fajador, Arce salió a dañar al monarca mundial en tres divisiones, que a los 58 años mostró destellos del legendario peleador que fue y con ganchos de izquierda y elegantes movimientos de cintura esquivó al rival 17 años más joven.

Desde el primer asalto, ambos saliron a presional al rival con numerosos intercambios de golpes que continuaron incluso hasta después de sonar la campana. 

Terminaron con un cuerpo a cuerpo extendido, otra vez, hasta después de sonar la campana.

"Me quedé con la espina, para la otra no le van a quedar ganas al cabrón", dijo Chávez, quien besó el rostro de Arce, con quien comparte una añeja amistad.

Las ganancias de la pelea, que no tuvo vencedor, la usará, Chávez para pagar el tratamiento en su clínica de más de una decena de personas con adicciones, y Arce, a construir viviendas de bajo costo a necesitados.

Julio César recibió de parte del presidente del Consejo Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaimán, el cinturón alusivo a la cultura Otomí, con piedra de obsidiana, en reconocimiento a la trayectoria del campeón.

Óscar Morín

Comunicólogo por la UAdeC. Amante de los deportes con 10 años de experiencia en los medios.Se ha desempeñado como reportero y co-editor en la sección de deportes del periódico Vanguardia y actualmente es editor web en VanguardiaMX.