Raúl Vera, obispo de Saltillo | Foto: Héctor García
Expuso pandemia pobreza y desigualdad, dice el obispo Raúl Vera López

Saltillo, Coahuila.- La celebración del Santo Cristo concluyó este 7 de agosto con el traslado y ascenso de la imagen a su Capilla, por primera ocasión, sin presencia de los feligreses como el resto de la celebración. 

En una misa oficiada por el Obispo Raúl Vera López, se reconoció durante la homilía el fervor de los fieles pese a la pandemia, su oración por el fin de la pandemia y auxilio divino para los enfermos de Covid-19, pero también su preocupación por la saturación de las instituciones de salud.

"Una pandemia que expuso la situación real, la pobreza, la desigualdad y la desprotección de los más vulnerables pero que también puso a prueba el actuar del hombre", expresó el obispo.

El regreso de la imagen que data de 1608 y arribó a Saltillo hace 412 años, antes se veneró en presencia de los católicos saltillenses en su recorrido por los pasillos de la Catedral hasta llegar a su altar para concluir el memorial de la muerte y resurrección del hijo de Dios.

Sin embargo, el descenso del atrio de Catedral y regreso a su capilla, sólo tuvo las alabanzas a distancia a través de transmisiones en vivo y el eco del órgano que entonaba la música sacra. 

Fue alrededor de las 11:00 horas que el Santo Cristo regresó a su capilla en manos de los Caballeros y rodeado de campañas que dieron fin a la fiesta patronal icónica de Saltillo.