Foto: Archivo
Alguien que es marihuano y adicto se vuelve loco si no fuma la mota o le entra a la droga, se vuelve violento, dijo el gobernador de Nuevo León

Monterrey, NL. El motín del penal de Cadereyta, donde murieron 18 personas, fue causado por internos adictos a las drogas que asaltaron la farmacia del reclusorio, aseguró el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

De acuerdo con el mandatario, el control en el centro penitenciario es tan férreo que impide el paso de estupefacientes y eso afectó a los reclusos, quienes se amotinaron dos veces, el 10 y el 11 de octubre.

“Hemos estado deteniendo a muchas personas adictas a la droga, hoy tenemos un control en los penales que la entrada de droga es muy difícil, y alguien que es marihuano y adicto se vuelve loco si no fuma la mota o le entra a la droga, se vuelve violento.

“Se robaron la farmacia, secuestraron a los que estaban ahí se pusieron hasta el cielo y las consecuencias son las que hoy tenemos”, señaló El Bronco durante la presentación del proyecto Apodaca ciudad segura, en el Salón Alcázar Real Eventos.

Agregó que en los tres penales del estado, Cadereyta, Topo Chico y Apodaca hay casi 10 mil internos cuando el cupo es para seis mil.

“Tenemos una sobrepoblación, tendríamos que invertirle 6 mil millones de pesos, que no los tiene el estado ni los municipios, para hacerles habitaciones nuevas a los presos.

“Ustedes como empresarios como gente que aporta recursos es dinero de ustedes es de su bolsa hacia donde quieren que se dirija el dinero que pagan de impuestos, a ¿arreglar una celda? o a dar empleos, o a generar infraestructura para que vengan más empresas, o a que arreglemos las escuelas, o a que disciplinemos a los jóvenes, o hacer más centros recreativos, o a darle a la raza algún incentivo para ser más felices”, preguntó a la audiencia el mandatario.

Aseguró que el motín no tuvo nada que ver con peleas internas sino con la necesidad de drogas “ésas fueron las razones, pero los medios de comunicación inventan mil cosas”, aseguró.

Por su parte, la organización civil Renace demandó al gobierno de Nuevo León a replantear el sistema penitenciario de modo que permita combatir con efectividad la violencia en los reclusorios.
El presidente de la ONG, Martín Sánchez Bocanegra, destacó que durante los dos años de Administración estatal del gobernador Jaime Rodríguez se han registrado 10 motines y que ante las condiciones de los penales, la probabilidad de que vuelva a suceder uno nuevo es latente.

Sánchez Bocanegra urgió una investigación respecto al uso de fuerza letal, método al que recurrió Fuerza Civil para sofocar el motin que provocó la muerte a 18 reclusos.

Aseguró que se tiene conocimiento que por el uso de fuerza letal en el motín del pasado 10 de octubre, cerca de 300 internos resultaron heridos, de los que 32 continúan hospitalizados en el Hospital Universitario.

“Lo ocurrido el 10 de octubre en el penal de Cadereyta refleja que las autoridades están ejecutando acciones que violan los derechos básicos de la vida, que realizan muy poco para implementar protocolos que permitan desmontar el auto gobierno y para asegurar la integridad física y moral con el fin de evitar el uso de la fuerza letal”, dijo el presidente de Renace.