Fotos: Especial
De acuerdo con la empresa, el hallazgo es cercano a las Terminales de Abastecimiento de Progreso Mérida, Yucatán; abasto de combustible está asegurado en la entidad, afirma

YUCATÁN. Petróleos Mexicanos (Pemex) confirmó el hallazgo de una toma clandestina de combustible en Yucatán, se encontró en terrenos de la comisaria de San Ignacio, a la vereda de la carretera, cerca de donde se conectan las Terminales de Abastecimiento (TAR) de Progreso a Mérida.

Al lugar llegaron elementos del Ejército y personal de Pemex y de acuerdo con el reporte de Petróleos mexicanos se encontró una toma clandestina en el poliducto de 8” (Diesel) a la altura del kilómetro 11+00 de la Progreso-Mérida, en la Comisaria San Ignacio del Municipio de Progreso, Yucatán.

Ante ello, la empresa interpuso la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público Federal, para efectuar las averiguaciones correspondientes y deslindar responsabilidades; esta toma se detectó por vigilancia de personal de Pemex y de la Sedena, no se reportaron detenidos.

Esta sería la primera toma clandestina que se detecta en lo que va del año, aunque cabe recordar que el año pasado en el estado se tuvo reporte de “huachicol”.

En el 2018 fueron dos tomas que se detectaron: una en Sierra Papacal donde incluso tres personas resultaron muertas al explotar los ductos cuando intentaban extraer el combustible en horas de la madrugada; la otra fue en la comisaria Paraíso, no se reportaron detenidos.

YUCATÁN CON ABASTO DE GASOLINA

Hasta el momento el estado reporta servicio normal de gasolina, por ello Petróleos Mexicanos pidió a la población no caer en pánico e informó que tiene garantizado el abasto de combustible en la península al contar con suficientes inventarios para el suministro de gasolina magna, premium, diésel y turbosina a través de las tres terminales de almacenamiento y despacho localizadas en Lerma, Campeche, así como el Progreso y Mérida.

A través de un comunicado confirmaron que se encuentran operando las 24 horas del día pidieron a la población mantener la calma y no caer en especulaciones ni en compras de pánico ya que no existe escasez de producto en la región.