Tomada de internet
Un fanático lo salvó de un posible cáncer

Mack Horton fue campeón olímpico en Río 2016, logró subir al podio en la disciplina de natación, en los 400 metros libres pero sus récords pudieron quedar en el olvido debido a un lunar que presentaba en el pecho, que posiblemente era cáncer de piel.

El nadador fue alertado gracias a un fanático que mandó un correo al equipo médico australiano de natación y le pudieron quitar el posible cáncer. 

"Un saludo para la persona que envió un e-mail al equipo médico australiano de natación y me dijo que revisara mi lunar. Buen aviso. Muy buen aviso", escribió en su perfil de Instagram.

Luego de que los médicos se dieran cuenta del problema, coincidieron que el lunar presentaba algunas irregularidades y decidieron quitárselo. 

Ahroa espera los resultados de la biopsia para ver si el lunar era maligno o no.