Foto: Especial
En la actualidad se han disipado varios factores de incertidumbre al alcanzar un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, así como lograr una transición pacífica tras las elecciones presidenciales de julio pasado

Ciudad de México. Este país, como el resto del mundo, no está preparado para una nueva crisis económica como la que estalló hace una década, advirtió Fernando López Macri, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En la actualidad se han disipado varios factores de incertidumbre al alcanzar un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, así como lograr una transición pacífica tras las elecciones presidenciales de julio pasado, explicó.

Sin embargo, prevalecen dudas en otros temas relacionados, por ejemplo, con las prioridades que tendrá el presupuesto federal en 2019, comentó.

También existen una serie de incertidumbres sobre las acciones que realizará el nuevo gobierno a partir del 1 de diciembre, reconoció.

Durante el segundo trimestre de 2018, la economía nacional registró una desaceleración generalizada. Aunque, las perspectivas mejoraran para el tercer trimestre del año, y el aumento de los energéticos internacionalmente seguirá ejerciendo presiones sobre la inflación en México, mencionó.

El IMEF ha modificado sus pronósticos de inflación en los últimos tres meses. En agosto calculó que para fines de año llegaría a 4.3 por ciento. En septiembre, subió su previsión a 4.45. Este mes volvió a ajustar al alza a 4.5, debido a que “es una realidad que los precios del petróleo siguen subiendo y los combustibles se hacen cada vez más caros, con lo que se encarecen productos y servicios, incluidos los de la canasta básica”, comentó.

Los factores geopolíticos han hecho que la economía mundial y la de Estados Unidos estén sobrecalentadas, con lo que México tiene una gran dependencia de ésta última. A pesar de esto, el país sigue siendo atractivo e incluso refugio para los inversionistas extranjeros que ya no saben donde colocar sus capitales, dijo López Macri.

Durante nueve años cosecutivos ha habido un crecimiento económico global de manera sostenida, a pesar de que la historia y los analistas decían que esto duraría cinco años, así que la gran incógnita en la actualidad es saber en qué momento va a empezar a descender la curva, alertó.

Todavía hay un crecimiento sólido, pero con menor fuerza en medio de un entorno de proteccionismo y enfrentamientos comerciales, al tiempo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó de 3.9 a 3.7 por ciento su pronóstico de crecimiento para 2018 y 2019.

“El mundo podría no estar preparado para una crisis y México tampoco. La dependencia económica con Estados Unidos nos hace vulnerables y, como dijo Agustín Carstens, si a ellos les da un catarrito, a nosotros nos da pulmonía. Si la economía estadunidense se está sobrecalentando, México necesariamente tendrá que poner sus barbas a remojar”, dijo el presidente del IMEF.

Tampoco en la crisis financiera de 2008 – 2009 el mundo estuvo preparado y las instituciones multilaterales encargadas de proveer liquidez global, como el FMI tuvieron “limitada capacidad” para actuar entonces y “desafortunadamente esto no ha cambiado mucho”, aunadao a que muchos países cambiaron su enfoque hacia su interior en lugar de mirar al exterior, alertó.