Ninel Escobar, coordinadora de Cambio Climático del Fondo Mundial para la Naturaleza. Foto: Especial
Ninel Escobar, coordinadora de Cambio Climático y Energía en World Wildlife Fund (WWF), dio su opinión respecto a la nueva política para el sector energético planteada por la Secretaría de Energía (Sener) la semana pasada

Ciudad de México. Regresar al uso de combustibles fósiles, como propone la nueva política para el sector energético planteada por la Secretaría de Energía (Sener) la semana pasada, no es de ninguna manera compatible con el desarrollo sostenible en un contexto en el que se busca descarbonizar la matriz energética del país, manifestó Ninel Escobar, coordinadora de Cambio Climático y Energía en World Wildlife Fund (WWF).

En entrevista con La Jornada, la especialista en el sector ambiental aseguró que hay preocupación por las implicaciones que tiene el Acuerdo para Garantizar la Eficiencia, Calidad, Confiabilidad, Continuidad y Seguridad del Sistema Eléctrico Nacional, publicado por dicha dependencia en el Diario Oficial de la Federación el pasado día 15, pero también por las medidas emitidas por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) el 29 de abril, porque restringen la participación de las energías renovables y privilegian la generación de electricidad mediante combustibles fósiles.

Esas decisiones, comentó, vulneran los artículos cuarto de la Constitución, que garantiza el derecho humano a contar con un ambiente sano, y 25, que habla sobre desarrollo sostenible.

La regulación que opera actualmente en México, detalló, tiene criterios robustos en términos de eficiencia y promoción de las energías renovables, lo que apunta hacia la descarbonización de la matriz energética.

Escobar cuestionó que la Sener haya otorgado facultades a la Comisión Federal de Electricidad por encima del Cenace, pues viola a todas luces el marco regulador vigente, ya que le da facultades a un regulado para reglamentar.

Advirtió que el cambio a dichas políticas puede impactar en mayores costos de la electricidad, que van a terminar pagando el gobierno mediante subsidios o los usuarios finales, específicamente los de alto consumo, como empresas o residenciales de elevado nivel.

El impacto inmediato, consideró, es que dejaron de entrar en operación 44 plantas de energías renovables, que iban a evitar emisiones importantes.

Foto: Especial

-Rol económico y ambiental-

Interrogada sobre cuál es la importancia de las energías renovables en la actualidad, señaló que éstas son la alternativa más viable para alcanzar la descarbonización de las economías, es decir, dejar atrás la generación de energía con base en combustibles fósiles, los cuales son usados para realizar las actividades económicas y son considerados la causa número uno del cambio climático.

Todo este contexto de la transición energética hacia las energías renovables tiene su origen en la lucha contra el cambio climático. La generación de energía es la principal causa de los gases de efecto invernadero, comentó.

Si bien son viables para sustituir las energías fósiles, agregó, eso no quiere decir que las renovables no tengan retos técnicos o problemas de implementación.

Si cualquier gobierno quiere descarbonizar su matriz energética, va a tener que hacer uso de las energías renovables.

-Impacto al humano-

Economista por el Centro de Investigación y Docencia Económicas y maestra en economía ambiental por la Universidad de Concepción, Chile, Escobar destacó que a todos los ciudadanos les debe importar el tema, porque el cambio climático está impactando completamente la forma en que vivimos. Para muchos ciudadanos no es la preocupación número uno, y es el caso de México, pero claramente estamos experimentado como planeta y humanidad un cambio radical.

El mundo, opina, tiene sólo 12 años para reducir radicalmente las emisiones a la atmósfera y mantener el calentamiento global por abajo del umbral de 1.5 grados.

De rebasar esa barrera vamos a ver cosas como derretimiento de polos y glaciares, aumento importantísimo del nivel del mar, pérdida de costas y afectación de la vida humana.

Destacó que también no dejar de utilizar energías fósiles para evitar el calentamiento global influye en afectaciones a la salud humana, como la expansión territorial del dengue, chikungunya, plagas en sistemas agrícolas y forestales y huracanes más intensos, entre otros fenómenos asociados con el cambio climático.

Sólo quedan 0.5 grados para llegar al umbral que no se debe pasar, insistió.

-Tendencia mundial-

Lo que estamos viendo en todo el mundo es una transición hacia las energías renovables, expresó Escobar. Y puso de ejemplos Alemania, donde desde hace más de 40 años se desarrolla la industria de las energías renovables, y Londres, donde se han alcanzado días récord en la utilización de éstas.

De la nueva política energética de México se ha hecho una relatoría en la que se argumentan fallas originadas por las plantas de energía renovable, pero, comentó, el Poder Judicial no ha tomado en cuenta la evidencia, porque no es un argumento sólido. La intermitencia no es razón que pueda afectar el sistema eléctrico, apuntó.

La saturación de las redes de transmisión es responsabilidad del gobierno, señaló, porque debe aumentar las líneas de transmisión.

México, aseveró, se comprometió a lograr las metas del Acuerdo de París y la Ley General de Cambio Climático, que son reducir 22 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030 y generar 35 por ciento de la energía con fuentes limpias, pero el país está lejos de cumplir. No hay manera si no transformamos el sector energético, concluyó.

La Jornada

La Jornada es un periódico mexicano de circulación nacional, publicado diariamente en la Ciudad de México. Héctor Aguilar Camín, Miguel Ángel Granados Chapa, Carmen Lira Saade, Humberto Musacchio y Carlos Payán lo fundaron el 19 de septiembre de 1984.