Foto: Especial
‘Emplear solo agua tratada es muy caro’

El senador coahuilense Armando Guadiana, presidente de la Comisión de Energía, consideró que los daños que deja al medio ambiente la técnica del fracking, para la extracción del gas shale, es mayor a los beneficios que puede generar el combustible.

Y es que, de acuerdo con fuentes que ha consultado, solo entre el 11 y 20 por ciento del gas que se libera con el quebrantamiento de las rocas se aprovecha, mientras que el resto se libera a la atmósfera.

“El 80 por ciento del gas, eso es el daño mayor, hablan del agua que se usa: 20 mil metros cúbicos por cada pozo y que quieren hacer tres mil 600 pozos, pero el daño mayor es el gas metano que no se aprovecha y que se libera a la atmósfera en crudo.

“Daña 27 veces más que una unidad de dióxido de carbono”, explicó en entrevista con VANGUARDIA.

En ese sentido, apuntó que por sus repercusiones el fracking está siendo prohibido en varios puntos de Estados Unidos, como Nueva Jersey, Pensilvania, Carolina del Norte y Nueva York, y países como Alemania, Francia, Inglaterra, Bulgaria, República Checa, España y Suiza.

Los pozos que ya se han hecho producen poco gas, porque no duran más de 5 o 6 años, y algunos de ellos en 2 o 3 años los abandonan”, expuso.

Respecto a la propuesta del Clúster de Energía de Coahuila, de que se establezca como norma que en el proceso de extracción de gas shale solo se permita el uso de agua tratada y no apta para consumo humano, dijo que ésta es inviable.

“Ellos hablan de utilizar agua tratada (de Piedras Negras y Acuña), pero en qué se la van a llevar, ¿en líneas de conducción?, es muy caro y no puede ser”, manifestó.