Foto: Especial
Una pareja en Argentina se separó por la discrepancia en el aborto, ahora se enfrentan en un juicio; el quiere quedarse con el bebé

En Argentina una mujer decidió ampararse en la ley de interrupción voluntaria del embarazo para practicarse un aborto en una clínica privada, el problema es que su expareja no está de acuerdo con la decisión y pidió a la justicia detener el aborto para que el bebé nazca.

El debate se da en San Juan, Argentina, donde un hombre acudió a la justicia para evitar que su expareja se practique un aborto. El argumento es que está defendiendo la vida de sus bebé, solo quiere que el bebé nazca, se lo den y él se hará cargo de todo lo que se necesite.

“Estoy haciendo lo imposible para defender la vida de mi hijo. Sé de los derechos de quien era mi pareja, pero solo le pido que lo tenga y que me lo dé, yo no le voy a hacer faltar nada”, dijo el hombre a Radio AM 1020 de San Juan.

De acuerdo a la ley de interrupción del embarazo que fue aprobada por el Congreso el año pasado, la persona gestante puede interrumpir su embarazo hasta la semana 14 y la clínca debe responder a la solicitud en un plazo no mayor de 10 diez días.

“Solo quiero que la Justicia entienda que yo y mi hijo también somos personas y tenemos derechos. Es una lucha muy difícil, los días pasan y se nos acaba el tiempo”, expresó el hombre.

Se explica que ambos eran pareja, pero decidieron separarse al pensar distinto sobre el embarazo, “solo le pido que lo de y después ella puede hacer su vida con normalidad”.

Los abogados del hombre presentaron ayer una medida cautelar en el Juzgado de Familia para que “se proteja el embarazo” hasta que se resuelva la cuestión a fondo.

Con información de La Nación