Nadia Betancourt
Los taxistas decidieron hacer público el problema, incluso ya se quejaron con autoridades municipales de la dirección de Transporte para pedirles su intervención.

Monclova, Coahuila.- Operadores de Taxímetros del Centro denunciaron que una vez por semana los obligan a realizar aportaciones económicas “voluntarias” a beneficio del encargado de la base, pese a que con la utilidad que obtienen por el servicio de transporte apenas les alcanza para mantener a sus familias.

Los taxistas decidieron hacer público el problema, incluso ya se quejaron con autoridades municipales de la dirección de Transporte para pedirles su intervención.

Manifestaron que el encargado al que le llaman “cadete” le tienen que dar un porcentaje de sus ganancias para que pueda organizar fiestas, comidas y otros eventos personales, y a quienes se oponen los castigan y les quitan la frecuencia.

Recientemente un familiar del cadete falleció y a todos los taxistas se les obligó a cooperar con 100 pesos para solventar los gastos funerarios, el problema, es que ya son tres ocasiones en que se les pide dinero por la misma causa.

“Cada semana nos están metiendo ayuda obligatoria porque los encargados se están repartiendo el dinero que entregan los 99 carros de taxi, es mucho lo que se están gastando y nadie puede decir que no”, mencionó uno de los choferes con más de 10 años de experiencia en el servicio público.

Los trabajadores hicieron denuncias anónimas para evitar represalias, pues la mayoría son padres de familia que necesitan su fuente de ingresos, no obstante, están decididos a buscar apoyo legal para evitar que los encargados se queden con el producto de su esfuerzo diario.

“El problema es que todos lo saben pero nadie nos escucha”, comentaron los taxistas, quienes dijeron estar dispuestos a apoyar con los gastos que se generan por la muerte de algún familiar, pero no para mantener a los encargados de esta línea que es una de las más solicitadas en Monclova.

A pesar que el conflicto inició tiempo atrás, los afectados esperarán respuesta de las autoridades municipales y de los concesionarios, pero en caso que nuevamente les nieguen apoyo tomarán otras medidas para defender sus ingresos.