Foto: Hector García
Entre las luces, la música, las jugadas, los Saraperos de Saltillo dieron inicio a una nueva campaña, en la que la afición se hizo presente alentando a la Nave Verde con el objetivo de obtener el campeonato de la Liga Mexicana de Beisbol

El beisbol regresó al Parque Madero, la casa de los Saraperos de Saltillo y de la mejor afición de México, así lo hicieron ver con la tremenda entrada y el apoyo incondicional para con el equipo y sus jugadores.

Los accesos al Parque se abrieron y rápidamente la gente comenzó a ocupar sus lugares, algunos aprovecharon para llegar a comer en familia en la explanada del Madero, el cual ha cobrado vida una vez más.

Mientras los peloteros continuaban calentado en el campo, las tribunas seguían llenándose, y para el arranque del encuentro, luego del lanzamiento de la primera bola a cargo de Armando Fuentes Aguirre, “Catón”, y un homenaje póstumo con un minuto de aplausos al “Chino” Ley, la “Perica” Lara y Martitha Garza, empleada del club; el Madero lucía repleto.

La visita llegó con la intención de arruinar la fiesta y, aunque se fueron arriba en el marcador, los ánimos en la tribuna nunca cayeron.

Foto: Hector García

La noche se hizo presente, el partido seguía avanzando y los aficionados nunca dejaron de apoyar. En todos lados se veían caras pintadas, casacas saraperas, matracas y tambores, nadie se fue del estadio, pues seguían esperando la fiesta de la inauguración.

En la explanada no faltaron los juegos de destreza beisbolera con los que los aficionados pudieron llevarse algún regalos, además de la música en vivo con la Banda Brava.

Foto: Hector García

No faltaron las bellas modelos de los diferentes patrocinadores, con quienes los seguidores de los Saraperos no dejaron pasar la oportunidad de llevarse la foto, sin importar el regaño de la novia o esposa.

El out 27 cayó y con él llegó el momento de la celebración fue grande a pesar del resultado, pues la pirotecnia estuvo espectacular, además de que la Radio Revuelta presentó su canción dedicada a la Nave Verde y su fiel afición.