Siniestro. Las llamas se extendieron con rapidez. | Foto: JETZA MÚZQUIZ
Un cortocircuito sería la causa

Todos los muebles y las pertenencias de un joven fueron arrasadas por un incendio que se desató durante la mañana de ayer, pese a la rapidez con que llegaron los bomberos para iniciar las labores para apagarlo.

Alas 10:00 horas, vecinos de la Privada Ocampo, de la colonia La Peñita, notaron el humo que salía de la casa de Julián Ortega, quien no estaba en casa.

Se dio aviso al 911 tras ver que de las ventanas y de entre el techo de lámina se levantaban llamas que amenazaban con extenderse a otros domicilios, por lo que acudió la policía para resguardar a la población.

Bomberos ingresaron al inmueble para controlar el siniestro, y lucharon por más de 15 minutos para sofocarlo.

Lo que originó la tragedia habría sido un cortocircuito por una conexión deficiente.