Foto: Cuartoscuro
La titular del SAT calificó como el mayor problema que afrontan al contrabando de combustibles

CDMX.- La reforma fiscal que está preparando el gobierno de la 4T no contendrá aumentos ni nuevos impuestos, sólo simplificación administrativa para facilitarle la vida a los contribuyentes y el fortalecimiento al combate al robo de combustible, reveló la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro.

“El Presidente nos ha dado instrucciones de ir preparando la reforma fiscal; no necesariamente está relacionada con nuevos impuestos ni el incremento de tarifas”, comentó durante una reunión con diputados.

Precisó que el proyecto tiene que ver con la simplificación administrativa para cumplir con las obligaciones fiscales de manera más fácil, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas.

También se introducirán algunas modificaciones de ley para fortalecer el combate al contrabando de combustible y contra el huachicol.

Destacó que actualmente el reto más grande del SAT es el contrabando de hidrocarburos, por eso la atención se enfocará ahora en el comercio exterior.

“El problema más grande es el contrabando de combustibles, por eso necesitamos un marco legal más fuerte como la Ley de Hidrocarburos”, reconoció.

Informó que están trabajando con la Secretaría de Economía para revisar el decreto que se aplica a las maquiladoras para simplificar la información.