EFE
En el clásico entre Neazurris y Bianconneris, la Vecchia Signora demuestra su experiencia

El argentino Gonzalo Higuaín culminó la remontada del Juventus para darle a su equipo un triunfo 3-2 en San Siro contra el Inter y poner a salvo su liderato en la Serie A.

Los turineses salieron con gran agresividad y encerraron al Inter en su mitad de campo, lo que les permitió desbloquear el resultado a los 13 minutos gracias a Douglas Costa, que sorprendió al meta esloveno Samir Handanovic con un zurdazo desviado por Antonio Candreva.

El tempranero tanto del Juventus hizo perder lucidez a un Inter que vio su partido ponerse aún más cuesta arriba a los 15 minutos, cuando Vecino fue expulsado con roja directa por una dura falta sobre Mandzukic, después de que el árbitro revisara la acción con la ayuda de la VAR.

En el 52, el portugués Joao Cancelo lanzó un golpe franco en busca de Icardi, quien se escapó de la defensa y definió con un cabezazo que batió al portero Gianluigi Buffon y que devolvió confianza al Inter.

Los turineses perdonaron y el Inter les castigó apenas 120 segundos después, cuando Perisic centró en busca de un delantero y Barzagli desvió el balón en propia puerta para determinar el 2-1 de los milaneses.

Ya sin margen de error, Allegri dio paso a Dybala y Federico Bernardeschi para darlo todo en busca de la remontada; al contrario, Luciano Spalletti sacó a su mejor jugador, Mauro Icardi y ahí comenzó el declive de los Neazurri.

Aguantó hasta el 88, cuando Dybala dio un gran pase al hueco a Cuadrado, quien centró en busca de un delantero y quien fue premiado por una desafortunada desviación del defensa eslovaco del Inter, Milan Skriniar.

Los milaneses salieron sacudidos de ese tanto y recibieron pocos segundos después el 3-2, firmado de cabeza por Higuaín tras una magistral falta lanzada por Dybala.