Santa Claus. Colonias como Lomas de Zapalinamé, fueron visitadas por elementos de la Comisión de Seguridad y Protección Ciudadana, donde repartieron juguetes a cientos de niños. Fotos: Vanguardia/Daniel Revilla
Elementos de la Comisión de Seguridad y Protección Ciudadana se convirtieron en Santa Claus y llevaron centenares de juguetes a 200 niños de comunidades vulnerables de la periferia de Saltillo

Elementos de la Comisión de Seguridad y Protección Ciudadana se convirtieron en Santa Claus y llevaron centenares de juguetes a niños de comunidades vulnerables de la periferia de Saltillo, como parte de una intensa campaña que beneficia a miles de menores.

Desde hace varios días, los diferentes departamentos de la Comisión de Seguridad comenzaron a recolectar juguetes para llevar alegrías a las zonas de mayor pobreza en la capital del Estado.

Desde temprana hora, ayer los uniformados comenzaron a recorrer las calles de la colonia Lomas de Zapalinamé, anunciando la entrega de juguetes, logrando reunir a más de 200 niños, número promedio de beneficiarios por cada colonia.

Eduardo Medrano, director de los comités ciudadanos de vigilancia, señaló que han recorrido varias colonias de las orillas, y que pretenden continuar con el recorrido llevando alegrías a los niños de todas las edades.

“Hemos acudido a varias colonias, y seguiremos yendo, es un esfuerzo de todos los departamentos de la comisión, el día de hoy es particularmente de la Comisión de Prevención del Delito, llevamos alegrías pero también nos ayuda a la cercanía y proximidad con la ciudadanía”, indicó el funcionario.

TAMBIÉN FUERZA COAHUILA

Este jueves, policías de Fuerza Coahuila llevaron regalos navideños a centenas de niños que habitan en la Región Carbonífera, principalmente en Sabinas y San Juan de Sabinas.

Con gorros navideños, los elementos policiales adelantaron la llegada de Santa Claus a niños de la periferia, hasta donde llegaron cargados de juguetes, piñatas y bolsitas de dulces.

En una plaza pública de Sabinas, inclusive organizaron una posada con los niños que jugaban en los aparatos deportivos y columpios. Fueron sus propios padres quienes acercaron a los pequeños al festejo, que dejó rostros de alegría cuando recibían un regalo de parte de Fuerza Coahuila.