Foto: Vanguardia/JUAN FRANCISCO VALDÉS
Juan Manuel González asegura que el accidente afectó su movilidad

Juan Manuel González Compeán, una persona con discapacidad que sufrió un accidente cuando se trasladaba en taxi para personas en su condición, asegura que se niegan pagarle los gastos hospitalarios.

Asegura que a raíz del accidente ya perdió la movilidad y que era usuario  frecuente de las Unidades Especializadas de Transporte para Personas con discapacidad  (Unedif), servicio que presta el DIF estatal mediante citas programadas.

El 15 de noviembre lo trasladaban a una clínica a una diálisis, por lo que lo subieron a la rampa y aunque fijaron la silla de ruedas, a él no lo amarraron a la silla.

En el trayecto, el chofer que lo trasladaba pisó el freno para evitar un choque por alcance, pero debido  este el paciente se cayó de la silla hacia el frente, sufrió un golpe en la cabeza del cual, aseguró, le sobrevinieron todos sus males.

Asegura que perdió movilidad de manos y pies, y según dijo, el conductor le pidió que no denunciara a la policía el accidente, que el DIF iba a responderle por todo lo que se generó su internamiento.

Le enviaron a un ajustador de seguros y le notificó que la cobertura no cubría lo que contrató el DIF, y aún año del accidente ahora el denunciante pide justicia y castigo para el causante del accidente.

La camioneta de Unedif sigue a disposición del ministerio público de asuntos viales y a raíz de las denuncias que ha hecho, le fue suspendido el servicio de traslado como supuesta represalia.