Foto: Luis Salcedo
Quienes fueron de visita al Cefereso, se llevaron la amarga sorpresa de que su familiar ya no estaba en Mesillas; fueron trasladados a Oaxaca o a Chiapas

Familiares de internos del Centro de Reinserción Federal número 18 en Ramos Arizpe, reclamaron información sobre sus internos, pues en una serie de reajustes, muchos de ellos fueron trasladados a otros lados sin que se les informara previamente.

Fue este miércoles cuando el avión de la Policía Federal aterrizó en Ramos Arizpe para realizar el traslado de 91 personas privadas de la libertad, con el fin de ser trasladadas a la Ciudad de México y posteriormente entregadas a las autoridades de los centros de reinserción de otras entidades.

Uno de los familiares de Monterrey quien acudió al turno de su visita, llegó hasta Ramos Arizpe, y comunicó al resto sobre el operativo que desconocían; mencionó que tampoco publicaron a las afueras del centro alguna lista.

 

“Mi familiar estaba en el módulo K9 por un delito del fuero común, y me dijeron que marcara a la oficina de trabajo social y solo me dijeron que se lo habían llevado pero que todavía no sabían a dónde”, expresó Abigail.

“Solo nos dijeron que habían sido trasladados a Chiapas o a Oaxaca pero no nos dicen dónde. Algunos familiares fueron de visita y ya no encontraron a sus internos”, expresó otra de las familiares.

Además, otras madres y esposas que reclamaron el traslado forzado de sus parientes del ahora extinto penal de Topo Chico, manifestaron que en la extensión no les respondían, por lo que será hasta que acudan a su visita cuando se enteren de la situación de su familiar.

Dicha situación ya se había presentado a lo largo de este año, y como se indica en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, de las 58 quejas que se han presentado contra el órgano administrativo del Cefereso, 57 son por omisiones en la información de los traslados.​