Los usuarios regresaron a casa con siete pantallas marca Samsung de casi 25 mil pesos a un precio de dos mil 498, y nueve consolas de videojuegos PSP4

La sucursal de Walmart Cuitláhuac, en esta capital, vendió siete pantallas en solo dos mil 498 pesos, cuando su precio real es de alrededor de 25 mil pesos, debido a un “pequeño” error al colocar una coma en el precio exhibido.

Esto ocurrió en los primeros minutos del jueves 14, en el arranque de la primera edición del llamado Fin Irresistible en aquel establecimiento, ubicado en Eje 3 Norte, colonia Victoria de las Democracias, perteneciente a la alcaldía Azcapotzalco.

Ante la demanda de cumplimiento de la “oferta” por parte de los consumidores, al lugar llegó el personal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para conocer la versión de ambas partes.

Si bien los clientes mostraron videos y fotografías sobre el costo del equipo electrónico anunciado, que después circularon en redes sociales, la Profeco señaló que esas pruebas eran insuficientes para hacer respetar el precio.

Sin embargo, los inspectores de la Profeco entablaron una conversación con la gerente del establecimiento, Georgina Moncada, y cuatro horas después se logró una conciliación positiva en favor de los consumidores.

Por ello, los usuarios regresaron a casa con siete pantallas marca Samsung de casi 25 mil pesos a un precio de dos mil 498, y nueve consolas de videojuegos PSP4.

Para quejas y denuncias, la Profeco puso a disposición los teléfonos del Consumidor 55 5568-8722 y 800 468 8722, y las redes sociales oficiales en Twitter @AtencionProfeco y en Facebook: ProfecoOficial.

En la novena edición del Buen Fin, programada del 15 al 18 de noviembre, la dependencia desplazó mil 300 servidores públicos, 147 módulos instalados, 323 brigadas móviles y personal de guardia en sus oficinas para atender las quejas de los usuarios.