Foto: Vanguardia/Especial
Con este fallo, se da visto bueno al fabricante a instalar un mejorado sistema de baterías, probado en los últimos días; se espera que los vuelos de United puedan reanudarse en máximo una semana
Washington. La Agencia Federal de Aviación (FAA) aceptó la mejora del sistema de baterías de Boeing y autorizó que el modelo 787 Dreamliner vuelva a volar, según un funcionario del Congreso.

La orden da a Boeing el visto bueno para empezar a instalar en ese modelo el mejorado sistema de baterías de ion litio, aunque todavía se desconoce el motivo básico de las fallas de dichas pilas que causaron un incendio en un avión y humo en otro.

Boeing se propone trabajar en la instalación de las baterías durante el fin de semana y los vuelos podrían reanudarse entre días y una semana, agregó el funcionario, que hizo las declaraciones con la condición del anonimato por no estar autorizado a hablar públicamente antes del anuncio de la FAA, las siglas de la agencia en inglés.

La FAA autorizó el mes pasado a Boeing probar el sistema modificado, que incluye aislamiento adicional alrededor de cada una de las ocho celdas de la batería. El objetivo es impedir que un cortocircuito o incendio de una de las celdas se propague a las otras.

El nuevo sistema también incluye una mejor ventilación de humo y gas desde la batería hacia el exterior del avión. Una caja más sólida para la batería se propone garantizar que, de ocurrir un incendio, no afectaría el resto del avión.

Boeing completó 20 pruebas separadas del nuevo sistema, según reportó esta semana al Congreso el administrador de la FAA, Michael Huerta. La medida de la FAA afecta directamente a United Airlines, la única aerolínea estadounidense con modelos 787 en su flota. Pero las autoridades de aviación en otros países probablemente le seguirán los pasos.

Boeing había entregado 50 aviones a ocho aerolíneas en siete países cuando estalló un incendio en una batería a bordo de un 787 de Japan Airlines estacionado en el aeropuerto internacional Logan, de Boston, el 7 de enero.

La FAA y otras autoridades pararon toda la flota luego de que un segundo incidente se reportara nueve días después, y obligó al aterrizaje de emergencia de un avión de All Nippon Airways en Japón.

"Estamos obligados principalmente por las decisiones de la Agencia Europea de Seguridad en la Aviación y necesitamos su autorización" dijo Marek Klucisnki, un vocero de la aerolínea nacional polaca LOT. "Si la decisión de Boeing es hoy, podemos anticipar el permiso para volar a mediados de la semana próxima". LOT tiene dos 787, uno en Varsovia y otro en Chicago, donde quedó cuando llegó la orden de parar.