Washington, EU.- El presidente estadounidense, George W. Bush, saludó el miércoles la decisión de su par Pervez Musharraf de renunciar como jefe de las fuerzas armadas paquistaníes, al tiempo que instó a su aliado a levantar el estado de excepción que decretó a principios de mes en Pakistán.
"Es algo que muchos dudaban que fuera a suceder", dijo Bush a la cadena CNN sobre la renuncia de Musharraf al cargo militar para convertirse en gobernante civil.

"Me había dicho que dejaría el uniforme, y le agradezco. Agradezco que haya cumplido su palabra", precisó.

Musharraf pasó el mando militar al general Ashfaq Kiyani, a un día de prestar juramento el jueves como "presidente civil", ocho años después del golpe de Estado que lo llevó al poder en Pakistán.

Con su renuncia al cargo de comandante en jefe de las fuerzas armadas, Musharraf cumple con una de las exigencias de la comunidad internacional. Y los 160 millones de habitantes de la República Islámica de Pakistán -la única potencia nuclear comprobada del mundo musulmán- deberían recuperar, por lo menos formalmente, una democracia "normal".

"Creo que para que Pakistán retome la vía de la democracia, debe suspender el estado de emergencia antes de las elecciones" legislativas del 8 de enero, agregó Bush.

La oposición paquistaní y la comunidad internacional continúan exigiendo unánimemente un "verdadero retorno a la democracia" y que Musharraf levante el estado de excepción antes de los comicios de enero.