Shangai Peking Opera reinterpreta a Hamlet

Círculo
/ 29 septiembre 2015

La historia con personajes de raíces muy chinas se ha llamado La venganza del príncipe Zi Dan y podrá verse en el Cervantino

A partir de su cultura tradicional y milenaria, la Shangai Peking Opera Troupe reinterpreta el "Hamlet" de William Shakespeare, pero lo hace desde una ciudad de la antigua China y con una historia y personajes con corazón y raíces muy chinas que hoy serán puestos ante la mirada del público que se da cita en el Festival Internacional Cervantino.

Sun Chonliang, director de la importante agrupación china fundada en 1955, en conferencia de prensa aseguró que en su montaje que estrenaron en 2004 en el Festival de Dinamarca está el espíritu de Shakespeare, pero contada de las tradiciones de la cultura china, con sus propios caracteres, personajes y atmósferas en una historia que han denominado "La venganza del príncipe Zi Dan".

En la propuesta escénica hay un choque que se convierte en diálogo, hay al final un encuentro que se traduce en obra de arte, en revisión de un clásico de la literatura universal, visto a través de la mirada oriental, es un encuentro entre el arte de occidente y el de oriente.

"Hamlet no es solo una figura conocida por su trama en Inglaterra, sino es una figura mundial; después de la representación y de ser bien recibidos en Dinamarca fuimos invitados a muchos países comenzamos una gira mundial alrededor de Europa", señaló Chonliang.

El director chino que celebró el encuentro de las culturas y el intercambio que se da, dijo que es la primera vez que están en México y están felices de estar en el Cervantino.

"Cervantes es como Hamlet, no sólo es un representante de la cultura y tradición de su propio país, pertenece a la cultura mundial y también en el mismo sentido la Opera de Pekin no es solamente una joya que pertenece a la tradición china, es patrimonio inmaterial de todo el mundo", dijo.

Hoy y mañana, la Shangai Peking Opera Tropue se presenta en el Teatro Juárez, donde ya todo está listo para conocer la versión china de Hamlet, donde los monólogos se suplen con artes marciales, pero al final sigue siendo Shakespeare.