Escasa convivencia fractura a la familia: Defensores del matrimonio convencional

Saltillo
/ 13 septiembre 2016

El núcleo de la sociedad también se ve afectado por las crisis económicas y la violencia

Alrededor de las familias tradicionales existen problemas severos como el maltrato familiar, hostigamiento escolar, violaciones sexuales, entre otros factores que afectan el interior de su estructura. Los integrantes del Frente Nacional por la Familia en Saltillo aseguran que la protesta que se llevó a cabo el sábado pasado también sirvió para exigir brindar una mejor calidad de vida. 

Uno de los casos que más cimbró a las familias coahuilenses fue el asesinato de cuatro menores de edad que fueron ultimados por su madre en agosto del año pasado en el municipio de Sabinas. Según los reportes periodísticos, la joven padecía esquizofrenia y enfrentaba problemas matrimoniales con su esposo y padre de sus hijos. 

Otros factores de las fracturas familiares tienen relación con la falta de tiempo para dedicar a la educación cívica de sus hijos. El junio de 2014 el Papa Francisco dijo durante la apertura del Congreso Pastoral de la Diócesis de Roma que los hijos se quedaban huérfanos en cuanto los padres no dedicaban tiempo para ellos.

Asimismo, denunció que esta vida “deshumana” ha ocasionado que los jóvenes no sepan “cuál dirección tomar para que la vida sea bella y para ser felices de levantarse a la mañana”. 

Al respecto, Francisco Torres, miembro del colectivo Frente Nacional por la Familia Saltillo, dijo que como colectivo buscan fortalecer las condiciones necesarias para que las familias se desarrollen correctamente. 

“Nosotros queremos proteger a la familia y buscamos todas las condiciones necesarias para desarrollarse, como el sustento económico, la vivienda, las oportunidades de desarrollo en el tiempo libre, los horarios de trabajo, el acceso al deporte, a la salud, etc. Son muchos temas que se tendrían que poner en la mesa y tratar de polarizar. Hay muchos problemas que tiene nuestra sociedad y la familia ha sido el colchón que ha resistido las crisis económicas, la violencia y todo lo que hemos vivido en los últimos años”, dijo. 

A pregunta expresa a Francisco Torres sobre cómo debe enfrentar una familia tradicional que uno de los integrantes tenga preferencias sexuales distintas, dijo que lo peor es el rechazo, aunque consideró que pueda ser tratado médicamente. 

“El rechazo es un manejo inadecuado, así sea una preferencia sexual, política o religiosa, lo primero que se debe hacer es llegar al diálogo, solicitar la ayuda psicológica, psiquiátrica o de salud. No tanto porque el tema sea malo, sino porque los padres no somos profesionales en este tipo de temas y tenemos que orientar a los hijos a las instituciones que el Gobierno nos facilite para atender y verificar si se trata de una situación de confusión o en la que las personas así son”, dijo. 

Problemas internos

> Maltrato familiar.
> Hostigamiento escolar.
> Violaciones sexuales.
> Falta de tiempo.