El Universal
México, D.F.- La falsificación de billetes en México en 2007 sumó 50 millones de pesos, informó Manuel Galán, director general de Emisión del Banco de México (Banxico).
"El monto total falsificado, no viendo las piezas, sino cuánto en monto fue falsificado, pues sí es importante: fueron 50 millones de pesos en 2007", reconoció el funcionario.

Por lo pronto, Sor Juana Inés de la Cruz se convirtió en la emisión preferida de la delincuencia que se dedica a la falsificación de billetes.

El directivo de Banxico dio a conocer, en entrevista que el billete de 200 pesos tuvo 49 mil falsificaciones el año pasado.

Adelantó que posiblemente, antes del primer semestre, se presentará el nuevo billete de 200 pesos, con el cual se buscará disminuir su falsificación, pues tendrá mayores elementos de seguridad.

Galán agregó que los billetes de 500 pesos sufrieron 44 mil falsificaciones en 2007, mientras los de mil pesos alcanzaron 12 mil copias "pirata".

"Hay que tener cuidado con esas denominaciones... los falsos (de billetes de mil pesos) son 12 mil piezas, pero también la circulación es muy pequeña de 34 millones de piezas, por eso da un crecimiento alto, pero ciertamente es una preocupación del Banco", añadió el funcionario.

El porcentaje de incremento en la falsificación de billetes de mil pesos se ve alarmante, porque en 2006 fueron menos falsificaciones, pero "estamos muy confiados en que esto se va a revertir".

Agregó que con la banca en el país buscarán sustituir lo más rápido posible los billetes de mil pesos por nuevas emisiones.

El 2007 se terminó con 2 mil 300 millones billetes en circulación en todo el país.

Galán puntualizó que durante 2007, por cada millón de billetes en circulación, se tuvieron 81 piezas falsificadas, mientras que en 2006 se registraron 98 y en 2005 110 piezas por cada millón. "La tendencia es a la baja", afirmó Galán.

El funcionario dijo que si alguna persona tiene dudas de la autenticidad de un billete, lo tiene que llevar a un banco, donde le darán un recibo; la sucursal bancaria lo transferirá al Banco Central.

Si el billete resulta bueno, en cuestión de días se le regresará el dinero al usuario.

Pero si resulta ser un billete falso, entonces el cliente pierde en automático sus recursos.

"Si el billete es falso, él pierde su dinero. No podemos pagarlo, porque si el Banco de México empieza a pagar, nos inundamos de falsos. Es una invitación a la falsificación", sostuvo.