Roma, Italia.- Los iconos más antiguos que se conozcan de los apóstoles Pedro y Pablo fueron descubiertos en una catacumba situada bajo un edificio moderno de oficinas en un barrio obrero de Roma, dijeron los restauradores el martes.
Las imágenes de la segunda mitad del siglo IV fueron halladas en el techo de una tumba que también incluye las imágenes más antiguas conocidas de los apóstoles Juan y Andrés.

Fueron descubiertas por medio de una nueva técnica láser que permite quitar el calcio blanco depositado a lo largo de siglos sin dañar los colores oscuros de las obras originales.

Las pinturas adornan lo que se cree es la tumba de una noble romana en la catacumba de Santa Tecla. Constituyen algunas de las pruebas más antiguas de la adoración de los apóstoles en el cristianismo primitivo, dijeron funcionarios del Vaticano al abrir la tumba a la prensa por primera vez.

En junio pasado, el Vaticano anunció el descubrimiento del icono de Pablo en coincidencia con el fin del Año Paulino. En ese momento el papa Benedicto XVI anunció que análisis de fragmentos óseos atribuidos desde antiguo a Pablo ``parecían confirmar`` que efectivamente eran del apóstol.

El martes, arqueólogos del Vaticano informaron que la imagen de Pablo no estaba aislada sino que formaba parte de una pintura en un techo que incluía iconos de los apóstoles Pedro, Juan y Andrés, rodeando una imagen de Cristo como el Buen Pastor.

``Estas son las primeras imágenes de los apóstoles``, dijo Fabrizio Bisconti, superintendente de arqueología de las catacumbas, cuyo mantenimiento está a cargo de la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada.

La oficina del Vaticano supervisó y pagó la restauración, con un costo de 60.000 euros, que por primera vez usó la técnica láser para los frescos y pinturas de las catacumbas. La humedad y el aire mohoso de las catacumbas dificulta la preservación y restauración de las obras de arte.