Foto: Oscar Salvador/NotieSe
NotieSe
Inauguran exposición fotográfica sobre las vedettes de los 60 y 70
México D.F. Noche de burlesque: una suave música guiaba mis manos. Me fui quitando la ropa con movimientos sugerentes. Lancé miradas sensuales a decenas de hombres que me observaban impávidos. Me excité y sentí un poder especial hacia ellos. "Ya los tengo en la palma de mi mano", pensé.

Éstos son los recuerdos de Olga Muñiz, una de las vedettes de las décadas de 1960 y 1970 que posaron ante el fotógrafo Juan Ponce Guadián, quien el pasado 26 de marzo inauguró Chulas y Divertidas, Otras Divas Mexicanas,en la Galería José María Velasco.

Mediante una selección de retratos en blanco, negro y color, Ponce Guadián ofrece un testimonio de cómo eran las mujeres dedicadas al espectáculo nocturno capitalino para adultos en aquella época, como un fenómeno alterno a la realidad mexicana vivida en ese entonces: censura, represión, persecución y condena de movimientos sociales como el de "la liberación femenina" que buscaba el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo.

Guadián, de origen tepiteño, logró difundir las imágenes de mujeres desnudas o con poca ropa en varias publicaciones, desde diarios nacionales hasta revistas "para caballeros".

Juan Ponce explicó a NotieSe que las mujeres que posaron ante su cámara no creían ser partícipes de pornografía.

"Al principio, mostrarme desnuda fue un tormento, pero como necesitaba la chamba para poder mantener a mi madre, hermanos y mis tres hijos, no tuve otra opción. Sin embargo, después disfrutaba muchísimo quitarme la ropa", narró a esta agencia Olga Muñiz.

Sin embargo, el expositor reconoció que mientras algunos consideraban las fotos como una expresión artística, otros las percibían como un recurso erótico. Algunos le decían que ver la foto de algunas de ellas era como "su descanso".

"Eran muy baratas las revistas donde salían las vedettes que yo retrataba, en comparación con otras publicaciones famosas que mostraban también desnudos femeninos. Por ejemplo, a una en la que yo trabajaba, Orbita, le apodaban "el Playboy de los pobres".
 


No es de "mal gusto" usar el cuerpo

Para Alfredo Matus Hernández, director de la galería y curador de la exposición, si algunas personas se sienten inhibidas ante las fotos de Ponce Guadián, "significa que su visión sobre el mundo no ha cambiado desde hace treinta años".

"La idea es que el público entienda que el ejercicio del cuerpo no tiene nada que ver con pornografía, ni con mal gusto: el uso del cuerpo y la demostración de éste es algo natural que debemos reconocer como una experiencia, dejando la noción de que debe ser algo oculto, espantoso y morboso".

El curador subrayó que es inevitable que la obra de Juan Ponce sea interpretada de distintas maneras. "Habrá quienes insistan en que el desnudo femenino es objetualizar a la mujer, cosificarla. Sin embargo, ésta exposición no tiene ese sentido. Por ejemplo, para2012 estamos preparando otra sobre el desnudo masculino que se llamará Hombres mirando hombres, la cual abordará las sexualidades alternas, y no por aparecer sin ropa diremos que el hombre es concebido como un objeto".

Alfredo Matus concluyó que el objetivo es ir más allá del género: es recalcar la idea de que el cuerpo tiene una belleza, y si podemos admirarla en un bronce o en una escultura de mármol, la podemos admirar también en una fotografía.

Además del trabajo de Ponce, se exhibe también La Pieza del Mes a cargo de la artista Mar y Sol Rangel. En las Vitrinas, las esculturas de Francesca Dalla Benetta. La intervención de la fachada del recinto fue realizada por un grafiti del artista plástico y visual Bélico.

Chulas y Divertidas: otras divas mexicanas, estará abierta al público hasta el 1 de mayo del presente año en la Galería José María y Velasco, Peralvillo 55, Colonia Morelos, México DF. La entrada es libre.