Foto: Internet
La Jornada
Acusa a Liberty, empresa de transferencia electrónica de dinero, de blanquear 6 mil mdd. El Departamento del Tesoro señala que esa firma facilita el traslado de fondos en el ciberespacio
Washington.- Estados Unidos acusó hoy a la empresa de transferencia electrónica de dinero Liberty Reserve, con sede en Costa Rica, de haber empleado sus sistemas para blanquear hasta 6 mil millones de dólares de negocios ilícitos. Las autoridades estadunidenses afirman que se trata del "caso de lavado de dinero más grande del mundo".

Según informó el Departamento del Tesoro, las autoridades estadunidenses consideran que Liberty Reserve, una empresa de transferencias electrónicas de dinero o "moneda virtual", está "designada específicamente y ha sido usada frecuentemente para facilitar el lavado de dinero en el ciberespacio".

"Liberty Reserve es ampliamente usada por criminales de todo el mundo para almacenar, transferir y lavar los fondos de una serie de actividades ilícitas", subrayó el Tesoro en un comunicado. Entre otros, se acusa a la empresa de haber facilitado el lavado de dinero de delitos como fraude de tarjetas de crédito, robo de identidad, inversiones fraudulentas, hackeo, pornografía infantil y hasta narcotráfico.

Detienen a cinco personas en Costa Rica, España y NY

Cinco responsables y empleados de la compañía Liberty Reserve fueron detenidos el pasado viernes en operativos en Costa Rica, España y Nueva York, indicó la justicia federal estadunidense en un comunicado. Se trata del "caso de lavado de dinero internacional más grande de la historia", aseguró la misma fuente.

"La compañía basada en Costa Rica, que opera un muy popular sistema cambiario online, fuera del control de los gobiernos nacionales, está acusada de haber lavado dinero por 6 mil millones" de dólares a través de transacciones ilegales entre 2006 y 2013, señaló la fiscalía.

"Liberty Reserve efectuó supuestamente al menos 55 millones de transacciones ilegales por al menos un millón de usuarios de todo el mundo y facilitó conductas criminales globales", afirma el comunicado.

La acusación estadunidense sostuvo que la unidad monetaria de Liberty Reserve era llamada "LR". Los usuarios de la compañía abrían cuentas en Liberty Reserve brindando sólo su nombre, dirección y fecha de nacimiento, datos que la empresa no hacía ningún intento por verificar.

Una vez que un usuario tenía una cuenta en Liberty Reserve, podía usar el efectivo para comprar LR a operadores de cambio tercerizados, que comerciaban los LR entre ellos obteniendo comisiones por hacer el intercambio de LR por dinero en efectivo.

Los usuarios de LR podían transferirse la moneda digital unos a otros, para luego ser canjeada por efectivo en diferentes partes del mundo usando compañías de cambio.

La acusación indicó que Liberty Reserve no recolectaba ninguna información bancaria o de transacciones de las compañías de cambio tercerizadas. Además, permitía a sus usuarios esconder los números de cuenta Liberty Exchange al hacer transacciones, lo que les brindaba otra posibilidad a los clientes de enmascarar sus verdaderas identidades.

La empresa procesaba alrededor de 12 millones de transacciones financieras por año. Desde que comenzó a operar en el 2006, señaló la acusación, Liberty Reserve lavó cerca de 6 mil millones de dólares de origen criminal.

El fiscal costarricense José Pablo González dijo que Liberty Reserve era usada para lavar fondos de sitios de internet de pornografía infantil y tráfico de drogas.

La investigación incluyó operativos policiales en 17 países. En total, siete personas han sido inculpadas, entre ellas el fundador de Liberty Reserve, Arthur Budovsky, y su cofundador Vladimir Kats.

Liberty Reserve (LR) permitía transacciones de dinero entre usuarios que habían abierto una cuenta en la compañía y hacia comerciantes que aceptaban a LR como forma de pago, según ese documento.

La empresa cobraba una comisión de uno por ciento por transferencia. Por 75 centavos de dólar proveía un servicio adicional para ocultar el número de cuenta del usuario, "volviendo a la operación ilocalizable incluso dentro del sistema ya opaco de Liberty Reserve".

Según el acta de inculpación, Liberty Reserve ocultó a las autoridades de regulación financiera de Costa Rica sus verdaderas actividades y a partir de fines de 2011 cerró sus operaciones "oficiales" y empezó a vaciar sus cuentas en bancos del país centroamericano.