En la imagen, el congresista republicano Mario Díaz-Balart. Foto EFE
El congresista de origen cubano reconoció que los tiempos para aprobar una reforma migratoria aprietan.
Washington, EU.- El congresista republicano Mario Díaz-Balart consideró hoy casi imposible que la Cámara Baja estadounidense pueda votar una propuesta migratoria antes de fin de año como ha pedido el presidente Barack Obama y además confirmó que no respaldará una iniciativa legislativa demócrata en esta materia.

"No creo que va a ser posible porque tenemos muy pocos días en el pleno que nos queda este año", dijo Díaz-Balart en conversación con un grupo de periodistas hispanos este martes en Washington.

El congresista de origen cubano reconoció que los tiempos para aprobar una reforma migratoria aprietan porque 2014 se "complica" con las elecciones parlamentarias de noviembre, aunque consideró que habría una pequeña ventana de oportunidad a comienzos del año próximo.

"El año que viene se complica la cosa porque ya entramos en época de elecciones y todo se complica (...) lo podemos hacer a principios de año, pero claro, lo más que se extienda, lo más complicado se hace", declaró Díaz-Balart.

"El tiempo es el enemigo más grande que tenemos", insistió.

El congresista de origen cubano es uno de los mayores defensores de una reforma migratoria en el seno del Partido Republicano. La formación opositora ostenta la mayoría en la Cámara de Representantes y hasta ahora ha impedido que avance un proyecto migratorio integral como el que ya fue aprobado a finales de junio en el Senado.

Tras superar la crisis política que llevó este mes al cierre administrativo del gobierno federal y puso al país al borde del default, Obama volvió a colocar la reforma migratoria como su máxima prioridad legislativa y, en los pasados días, ha llamado insistentemente al Congreso a que la apruebe este mismo año, aunque los expertos coinciden en que si no hay un proyecto bipartidista sobre la mesa las posibilidades son más que escasas.

Medios estadounidenses destacaron hoy el apoyo de otra legisladora republicana referente en migración, Ileana Ros-Lehtinen, a una iniciativa legislativa migratoria presentada por congresistas demócratas a comienzos de mes, el proyecto HR 15, y que hasta ahora sólo contaba con el respaldo público de otro republicano, Jeff Denham.

Pero Díaz-Balart, aunque junto a Ros-Lehtinen ha sido uno de los principales participantes en negociaciones bipartidistas en busca de una iniciativa migratoria aceptable por ambas bancadas, confirmó hoy que no dará su apoyo a la HR 15.

"Todo el mundo reconoce que esa legislación que está en la Cámara no tiene el más mínimo chance (...) no tiene posibilidad de ser aprobada en la Cámara", justificó su postura.

Según explicó Díaz-Balart, que está trabajando en una iniciativa propia, un proyecto viable en la cámara baja debe ser "bipartidista" y además deberá estar dividido en vez de ser un documento integral de cientos o miles de páginas.

"Vamos a tener que hacer partes más pequeñas", subrayó.

Entre las prioridades que una propuesta migratoria tendría que tener, a su juicio, figuran que "proteja la seguridad nacional, que proteja las fronteras, que Estados Unidos pueda determinar quién entra y quién sale", enumeró.

Asimsimo, insistió en que hay que buscar una vía para "resolver" la "preocupación" que dijo existe por que se equiparen los derechos de "personas que han violado la ley" con aquellos solicitantes de residencia en el país que sí han cumplido las normas.