Los padres siempre deben ser informados por los médicos que la circuncisión es una intervención quirúrgica y puede tener riesgos para el bebé. Foto: Agencia EL UNIVERSAL
Cinthya Sánchez/Agencia El Universal
Tres de cada diez hombres en el mundo están circuncidados, muchos por razones religiosas o estéticas; las médicas son específicas. La práctica puede reducir la satisfacción sexual
MÉXICO, DF.- A tres de cada diez hombres en el mundo les extirparon el prepucio del pene, dejando permanentemente al descubierto el glande por motivos religiosos, culturales, médicos o simplemente porque desde que nacieron a alguien se le ocurrió que era más estético o higiénico. La verdad es que no existen razones médicas para practicarle la circuncisión a un recién nacido.La decisión puede pesar mucho sobre la vida de un nuevo bebé.

"Sabemos que la circuncisión puede reducir el placer sexual, los hombres que en edad adulta, por motivos de salud, han tenido que practicarse la circuncisión, remiten que redujeron su satisfacción sexual después de la extirpación; además, el mito de que es más higiénico se resuelve con un buen hábito de higiene", explica Jorge Jaspersen, urólogo del Hospital de México.

El doctor Jaspersen dice que la circuncisión no debe realizarse como práctica común a toda la población, pues hay indicaciones para hacerlo, como infección frecuente en el pene; que exista una estrechez del prepucio y por lo tanto el glande no se puede descubrir para lograr una erección (fimosis) o cuando el frenillo del pene es demasiado corto, limitando el movimiento del prepucio, lo que puede o no interferir con el normal desarrollo de la actividad sexual. Aclara que ninguna de éstas razones médicas se puede saber en un recién nacido, pues "en un bebé no sabemos aún si va a requerir de ésta cirugía".

El urólogo también explica que la fimosis se resuelve con la circuncisión en la infancia, cuando el prepucio impide orinar adecuadamente porque la piel cierra la salida de la orina, en personas mayores se opera cuando molesta para mantener relaciones sexuales ya que no se puede descubrir el glande o lo hace con mucha dificultad, y en adultos mayores es posible que ocurra una fimosis que estreche mucho de forma que también les impida orinar adecuadamente.

 

Motivos culturales o religiosos

La realidad es que no hay estadísticas ni se sabe cuántos hombres necesitan realmente el procedimiento quirúrgico; según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 30% de la población mundial masculina está circuncidada. La mayoría fue por motivos religiosos, culturales y hasta estéticos.

"Hay algunos estudios que afirman que los hombres circuncidados pueden tener menor riesgo de tener infecciones como el Virus de Papiloma Humano (VPH) o VIH, sin embargo, hay que ser muy cauto con esa afirmación, pues no es cierto que un hombre quede protegido ante estos virus sólo por estar circuncidado; es necesario el uso de un preservativo", dice el urólogo.

Ya en 2007 la OMS y el Programa de la ONU contra el sida (ONUSIDA) recomendaban la circuncisión como una intervención importante que reduce el riesgo de contraer VIH, aunque aclaraban que no garantiza la protección total. Durante la Conferencia Mundial de Sida de ése mismo año se dijo que esta cirugía podría evitar 5.7 millones de nuevos casos y tres millones de muertes en 20 años en el Africa subsahariana. Aunque siempre dejaron claro que se trata de una medida complementaria y en ningún caso supone una protección total frente al virus del sida.

Aún así, los expertos de la Organización Mundial de la Salud indicaron que la práctica de la circuncisión debería ser incluida en los sistemas sanitarios públicos de los países, teniendo en cuenta sus circunstancias políticas, religiosas y sociales. Aunque manifestaron que habría que esperar años para conocer el impacto de la circuncisión sobre la epidemia de sida y estudiar sus efectos sobre el comportamiento sexual de los varones circuncidados, así como sus repercusiones en la salud de la mujer por motivos distintos a la infección por VIH, como menores tasas de cáncer cervicouterino.

 

Argumentos en contra

La circuncisión duele y antes de tomar una decisión los padres deberían saber que se trata de una intervención quirúrgica y que, como tal, puede tener riesgos para su bebé. "Es más sencillo para los padres enseñar a sus hijos a tener prácticas de higiene correctas como que en el baño diario deben recorrer el prepucio, enjabonar, enjuagar y secar adecuadamente el pene. Además, los hombres deberían tomar un baño después de la actividad sexual", dice Jorge Jaspersen.

El médico argumenta que la percepción del tacto y la sensibilidad para la vida sexual puede modificarse con la cirugía. "Cuando hay circuncisión, podría afectar la sensación placentera del sexo e incluso la intensidad, aunque esto es muy subjetivo de persona a persona. Hoy sabemos que los hombres que durante muchos años tuvieron sexo sin circuncisión y después, por razones médicas, se la practicaron, perdieron placer sexual", dice el doctor.

Así que para este urólogo es más útil insistir en técnicas de higiene y en el uso de preservativo que hacer una circuncisión, aunque ésta sea una práctica con larga historia, que se registra desde hace miles de años por motivos religiosos.

Entre judíos practicantes se realiza lo que consideran un precepto. En esa comunidad la circuncisión practica obligatoriamente sólo a los bebés nacidos de madre judía por ascendencia.

La circuncisión se considera la operación más antigua de la que se tiene noticia. Ya se realizaba en Egipto, en especial en la familia faraónica, y hoy la practican también las tribus árabes preislámicas, algunas tribus africanas, los tártaros, malasios, polinesios, tribus australianas, entre otras comunidades que aún la realizan a sus varones con diferencias en edades, formas y técnicas.

El Islam lo tiene como uno de los preceptos principales en la religión y la realizan alrededor de los 13 años, a pesar de no estar mencionada en el Corán.

En México no existen cifras reales de cuantos hombres han sido circuncidados, pero es un servicio que ofrecen los hospitales privados a los padres de un recién nacido. Los costos van de los 4 mil a los 12 mil pesos; lo que hace variar el precio es si la cirugía es ambulatoria o en el quirófano.

 

El Hombre Prepucio

En el mundo han surgido voces a favor y en contra de esta cirugía, considerada por algunos como una mutilación. Así nació el superhéroe que en un cómic defiende a los bebés de la circuncisión. Su nombre es Foreskin Man. El cómic está escrito por Matthew Hess, un activista que encabeza a un grupo que protege de los niños de la circuncisión; el arte está a cargo de Gledson Baretto y está coloreado por Ian Sokoliwski.

La historia es la de Miles Hastwick, un ex científico que ahora administra el Museo de la Integridad Genital en una pequeña isla rodeada por las playas de San Diego. Desconocido entre el público, Miles es Foreskin Man (el Hombre Prepucio), un superhéroe activista que rescata a niños de las garras de los más "peligrosos circuncidas" del mundo.

El Hombre Prepucio intenta ser un héroe contra la mutilación de genitales en los niños y tiene vida en Internet: http://foreskinman.com/

 

Mitos y Realidades

* Higiene. Al quitar la piel que cubre el glande, es cierto que se facilita la limpieza del pene. Sin embargo, no es cierto que un pene no circuncidado no se puede limpiar adecuadamente

* Bebés. ¿Menor riesgo de infecciones en los recién nacidos? Es cierto que el riesgo de infecciones en las vías urinarias es 10 veces mayor cuando los recién nacidos no están circuncidados. Sin embargo, estas infecciones no son muy comunes y sólo afectan al 1% de los recién nacidos, circuncidados o no

* Contagios.¿Menor riesgo de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)? El tener sexo seguro ha demostrado ser una estrategia mucho más efectiva para los hombres, sin importar si están o no circuncidados

Fuente: mundodebebes.com

 

Cifras

* 665 millones de hombres están circuncidados, esto es, el 30% de la población masculina mundial

* 5.7 millones de nuevos casos de sida podría evitar la cirugía y tres millones de muertes en 20 años en el Africa subsahariana, se dijo en 2007, durante la Conferencia Mundial de sida.

Fuente: OMS



 "Hombre prepucio", un superhéroe protector de bebés contra la circuncisión. Foto: Agencia EL UNIVERSAL