El Universal
Las fotos de Leao, un perro que se niega a abandonar la tumba de su dueña, cuyo cadáver ayudó a rescatar bajo el lodo, han enternecido al país sumido en la tragedia
Las lluvias y deslaves que diezmaron a Brasil en los últimos días ha dejado desolados los campos; no obstante, la historia  de Leao o caramelo como otros lo llaman es el reflejo de la desolación en la que está sumido el país.

Leao era un perro de la calle que fue rescatado por la familia de Cristina Cesário Maria Santana quienes vivían en Teresópolis, una de las zonas más afectadas por las inundaciones y deslaves.

Cuando la casa de  Cristina Cesário Maria Santana y otros tres miembros de su familia fue llevada por un alud de tierra, Leao pudo salir con vida, aunque los cuatro ocupantes de la casa murieron.

En el momento en que llegaron los rescatistas encontraron a Leao buscando los restos de sus dueños, los cuales se encontraron gracias a la intervención del perro.

Ahora, que los tres ocupantes de la casa donde vivía el perro han sido enterrados, Leao se ha negado a dejar la improvisada tumba de Cristina Cesário en el panteón de Teresópolis, mientras que su imagen recorre Brasil y el mundo como testigo mudo de la tragedia que se vive al sur del continente.