El escritor brasileño Paulo Coelho da un discurso en el festival informático del Campus Party celebrado en Berlín, Alemania. Foto EFE
El autor de bestsellers como "El alquimista" comenzó en 2005 a ofrecer muchos de sus libros en su página web para ser descargados de forma gratuita.
Berlín, Alemania.- El escritor brasileño Paulo Coelho llamó hoy a las editoriales a despedirse del antiguo concepto de derecho de autor y aceptar los cambios que trae aparejados el Internet.

"Intentan frenar algo que es imparable", dijo el autor en el llamado Campus Party, un encuentro de unos 10,000 programadores, blogueros y activistas de las nuevas tecnologías que comenzó en la noche del martes en Berlín.

"No estamos aquí para controlar contenidos, sino para compartirlos unos con otros", opinó Coelho. "Si compartimos contenidos podemos cambiar el mundo. Cuando más compartan más recibirán".

El autor de bestsellers como "El alquimista" comenzó en 2005 a ofrecer muchos de sus libros en su página web para ser descargados de forma gratuita. Según Coelho, la mayor propagación a través de la red contribuyó a aumentar las ventas de sus libros impresos.

Coelho comparó la situación actual con la invención de la imprenta de Gutenberg, que desató entonces el temor a perder el control. Ahora también se está transformando la propagación del conocimiento y la técnica está cambiando la forma de la escritura, señaló Coelho, quien en pocos días cumplirá 65 años.

Esto quiere decir, agregó, que en el futuro habrá que escribir asimismo para las pequeñas pantallas de aparatos móviles.

En un debate con el público se alzaron también voces críticas y los temores de que las ideas propias sean robadas en Internet. "No se preocupen", replicó Coelho. Una idea buena siempre se impondrá y también el autor de ella.

El Campus Party fue fundado en España en 1997 y se celebra por primera vez en suelo alemán. La agenda de esta edición comprende conferencias, seminarios y concursos sobre 24 temas que van desde la astronomía a través de aplicaciones, la biotecnología hasta los medios sociales y la robótica.