Notimex
México.- Pequeñas y medianas empresas distribuidoras de gas LP solicitaron que sea retirado el precio especial que ofrece el sector a los grandes consumidores del combustible, como industrias y comercios, al considerar que esta situación es insostenible.
El director de la Asociación de Distribuidores de Gas LP del Interior (Adigas), Víctor Figueroa Aeyón, refiere que empresas del sector absorben costos por cerca de 122 millones de pesos al mes debido al precio especial que ofrecen a los grandes consumidores, lo que afecta a pequeñas gaseras.

Expuso en entrevista con Notimex que ante esta situación las pequeñas y medianas empresas distribuidoras del combustible podrían cerrar.

El "descuento" de 20 por ciento que se hace a las industrias y comercios, consumidores de 30 por ciento de las 650 mil toneladas del combustible que se comercializan cada 30 días en el país, fue ofrecido hace cuatro años por las grandes distribuidoras del energético.

Esta medida, continúo, fue aplicada por esas grandes empresas para conseguir más clientes, por lo que las pequeñas y medianas compañías tuvieron que secundarlas para competir.

Sin embargo, advierte que algunas compañías podrían dejar de operar debido a que no pueden ya absorber esos costos y porque el mercado del gas LP registra un decrecimiento desde el año pasado de alrededor de 2.6 por ciento.

Para el directivo, ese nivel persistirá hasta el año 2015, porque en la actualidad la demanda del combustible está satisfecha.

Figueroa Aeyón dijo que han pedido a autoridades de las secretarías de Energía y Economía que terminen con esta situación, que "si bien no fue promovida por las dependencias, sí pueden frenarla".

Asegura que desde hace meses solicitaron sea retirado ese precio especial a los grandes consumidores, pero hasta el momento continúan sin recibir respuesta, pese a que "éstos son los que pudieran generar la espiral inflacionaria al aumentar los costos de los productos que fabrican".

Resulta injusto también que mientras el consumidor doméstico tenga que pagar cada 30 días el precio indexado del combustible, las grandes industrias y comercios reciben el citado descuento.

Sobre el anuncio del presidente Felipe Calderón de eliminar el aumento indexado a ese y otros combustibles hasta enero de 2008, dijo que es "una buena medida", pero al vencerse el plazo el incremento del combustible regresará y los costos que absorberán las empresas distribuidoras será más alto cada mes.

Adigas concentra a empresas de 15 estados del país que tienen una participación de 10 por ciento del mercado nacional, por lo que el citado descuento las obligará a dejar de operar para que su mercado sea tomado por los grandes distribuidores, asegura.

Las "amas de casa están subsidiando al industrial, al pagar el precio oficial indexado, por lo que es necesario que las autoridades regulen y eliminen ese descuento", insiste el directivo.