Notimex
Reciben la Medalla Alexander Pushkin el pianista Carlos Prieto y el cineasta Sergio Olhovich, de manos del embajador ruso
México, D.F.- El violonchelista Carlos Prieto y el cineasta Sergio Olhovich fueron condecorados el pasado viernes con la Medalla "Alexander Pushkin", que otorga el gobierno ruso por su valiosa aportación personal a la difusión de dicho idioma y el desarrollo de los vínculos culturales entre ambos países.

En una ceremonia realizada en la Capilla Gótica del Centro Cultural Helénico, donde también se celebró el 63 aniversario de la Victoria del Pueblo Soviético en la Gran Guerra Patria de 1941-1945, el embajador de Rusia en México, Valery Morozov, entregó la presea a los artistas a nombre del presidente de su país, Vladimir Putin.

Tras ser condecorado ante representantes de la comunidad rusa en México y de figuras de la cultura nacional, Carlos Prieto afirmó que "recibir la Medalla Pushkin es un honor que agradezco profundamente.

Es un honor que me emociona porque Rusia, la cultura rusa y la música rusa han tenido y tienen una importancia muy grande en mi vida. "Mi interés por Rusia -recordó- nació cuando inicié mis estudios universitarios en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

En su Biblioteca Musical escuché por primera vez, en 1955, a los 17 años de edad, una sinfonía de Shostakovich. Me impactó profundamente y al poco tiempo había escuchado toda la obra grabada de este compositor".

Este primer interés por la música rusa, añadió, se extendió a la lengua, la historia y la cultura rusas y fue en 1962 cuando, por invitación de Anastás I. Mikoyán, viajó a Moscú para inscribirse en la Universidad Lomonosov, en la época de Nikita Jruschov, "el primer renovador tras los terribles años de Stalin". Dijo que este primer viaje le dejó un diploma en lengua rusa y la experiencia de ser testigo del único regreso de Igor Stravinsky a su tierra natal, tras medio siglo de ausencia.

Pero esto sólo sería el inicio, destacó, y tras convertirse en músico tradicional viajó en numerosas ocasiones a la ex Unión Soviética en giras de conciertos y para presentar diferentes libros sobre su experiencia con aquel país.

Prieto se comprometió, además, a "continuar reforzando las relaciones culturales entre México y Rusia.

En mi próxima gira de conciertos a Rusia me gustaría, ciertamente, regresar a Moscú y San Petersburgo, pero me entusiasmaría llegar hasta los más remotos confines de ese inmenso país".

Por su parte, el cineasta Sergio Olhovich, quien nació en México en 1942 de padre ruso y madre tabasqueña, expuso su deseo de que "los granitos de arena que he podido sembrar para entrelazar la cultura mexicana y la cultura rusa, den frutos en un mejor entendimiento entre nuestros dos pueblos para el bien de futuras generaciones".

Refirió que "en mi vida tres amores se me han entrelazado, tres pasiones: México, Rusia y el cine.

Soy mexicano del trópico, del calor, del agua y de la cultura olmeca (citando a Carlos Pellicer), pero también soy ruso", en cuya capital Moscú vivió durante ocho años, para estudiar primero el ruso y después cine. Durante la ceremonia, Prieto ofreció además un concierto que incluyó obras de Handel, Halvorsen, Prokofiev y Bach, además de que se escucharon temas rusos populares a cargo de Miguel Angel Romero (guitarra) y Vera Silantieva (violín).

En su oportunidad, el embajador de Rusia en México expresó su beneplácito al distinguir a los artistas mexicanos y recordó la gesta heroica del pueblo de su país en contra del ejercito nazi alemán, finalizada el 9 de mayo de 1945.

La Segunda Guerra Mundial (1939-45), señaló, "fue el mayor acontecimiento trágico del siglo pasado. Pero al mismo tiempo fue el evento más heroico de aquella época.

"El nazismo en aquel entonces, como el terrorismo internacional de hoy en día, fue el enemigo de la dignidad humana, de los valores más sagrados y, en primer lugar, del derecho a la vida", concluyó Morozov.