El sucesor de Papá Nabor ordenó destruir la primera y única escuela que logró construir hace cinco años un grupo de inconformes con la secta religiosa en Nueva Jerusalén, Michocán. Foto: Vanguardia/La Jornada
La Jornada
Ataques sexuales, veto a la educación y asesinatos, en la historia de la localidad
México, DF. Hace ya varios años se rebelaron contra las reglas de la "divinidad" que les han proscrito hasta la luz -a eso se debe que las casas de dos colonias completas no tengan ventanas hacia la calle- y, a causa de esa resistencia, hoy decenas de pobladores de la localidad Nueva Jerusalén, en Turicato, Michoacán, viven aterrorizados de que el séquito de Martín de Tours -supuesto sucesor de Papá Nabor- y la "vidente" Rosa Gómez Gómez cumplan su amenaza: incendiar las casas de cada uno de los insurrectos a sus normas.

Recientemente, la secta de Martín de Tours ejecutó otra de sus advertencias contra los habitantes que quieren que al pueblo llegue la educación, la cual también está vetada. El pasado 6 de julio, de seis de la mañana, alrededor de las 14:30 horas, los seguidores del llamado "obispo" acabaron con la primera y única escuela que el grupo inconforme logró apenas hace cinco años, desde que se fundó la ermita, en 1973.

Frente a esto, los independientes exigen con urgencia la aplicación del estado de derecho no sólo por parte del gobernador Fausto Vallejo Figueroa, sino del gobierno de la República. Temen por sus vidas, pero también claman por acceder a sus derechos humanos elementales de enseñanza, libertad de culto y libertad a secas.

"Me siento impotente de que esto continúe y de que el gobierno no haga nada. Por la destrucción de la escuela, absolutamente a nadie se llevaron, hasta ahorita no hay detenido. La Nueva Jerusalén es un Estado dentro de otro Estado. Lo que queremos es que nos respeten", reclama Oscar Montero Arreola, representante de un grupo de jóvenes de la comunidad, que junto con padres de familia y otros ciudadanos luchan porque se ponga fin a esta violación de sus garantías que sufren a diario.

En La Ermita Nueva Jerusalén viven 2 mil 533 personas y tiene 680 casas. El grado de marginación es alto y la comunidad está enclavada en Tierra Caliente, una zona con fuerte presencia del crimen organizado. No hay fuentes de trabajo; por eso muchos se van a Estados Unidos, a Morelia y a Guadalajara. En el pueblo tampoco hay clínica, porque los fieles al sucesor de Papá Nabor consideraron que las enfermeras son un mal ejemplo para los moradores debido a que "usan pantalón".

La fundación de la Nueva Jerusalén, llamada tierra prometida, se remonta casi cuatro décadas. La versión difundida por los integrantes de la secta cuenta que, en 1973, la Virgen del Rosario se le apareció a Gabina Sánchez, a quien le ordenó ir a ver al cura de Puruarán, Nabor Cárdenas Mejorada, para darle el mensaje de que debía construir una comunidad religiosa para rezar por la "salvación de la humanidad". De ahí en adelante, él se hizo llamar Papá Nabor, y ella (Gabina), Mamá Salomé.

Así, llegaron peregrinos procedentes del estado de México, Oaxaca, Guerrero, Chiapas y poblaron el cerro El Mirador. Papá Nabor se convirtió en el patriarca de la comunidad. Tras la creación de la ermita, la Iglesia católica se deslindó y amenazó con excomulgar a Cárdenas Mejorada, sanción que nunca llegó.

Al morir Papá Nabor, en 2008, el "vidente" Agapito Gómez Aguilar tomó el control político y religioso del pueblo. Este hombre, quien hacía creer a sus seguidores que hablaba con el espíritu "del general Lázaro Cárdenas", fue acusado de violar a María Remedios Cruz, de 11 años, quien quedó embarazada, y a Rosario Cruz Rivera. En 1998 fue detenido, pero en febrero de 1999 fue absuelto. (La Jornada Michoacán, 9/4/07)

El cura Antonio Lara Barajas, rebautizado como San Martín de Tours, se dice sucesor de Papá Nabor, y la hija de Agapito Gómez Aguilar -quien ya murió-, Rosa Gómez Gómez, es la supuesta "vidente" que el pasado 6 de julio tuvo una "revelación divina" de la Virgen del Rosario mediante la cual "le ordenó" acabar con la escuela Vicente Guerrero, donde estudiaban unos 200 alumnos de prescolar y primaria.

El trasfondo político en la ermita es otro asunto que no se pueden soslayar, ya que la localidad ha sido un reducto del tricolor. Resulta que la Virgen del Rosario "es priísta y envía mensajes a los moradores -desde que vivía Papá Nabor- de que deben votar por el PRI".

La historia de la Nueva Jerusalén es un largo expediente de expulsiones, asesinatos, violaciones y entregas forzadas de dinero, horas de trabajo y otros bienes al grupo de fanáticos. En 1999 fue asesinado el policía Jesús Cruz tras impedir que la madre y el hermano de la niña presuntamente violada por Agapito Gómez accedieran al pueblo. Otro caso fue el del vigilante Ausencio Vázquez Huerta, asesinado de un machetazo en la cabeza por los guardias del supuesto vidente.

Pero uno de los homicidios que más recuerdan es el de don Bartolo Eugenio Cruz, ocurrido el 15 de mayo de 2005, de quien se dice que organizaba una rebelión contra Agapito, en medio de los enfrentamientos ocurridos por la sucesión de Papá Nabor.