La principal preocupación en Texas era que llovía intensamente en áreas que ya habían sufrido inundaciones en semanas recientes
Humberto, el primer huracán que castiga a la costa del Golfo de México estadounidense en dos años, se estrelló el jueves contra la costa del sudeste de Texas con copiosas precipitaciones y vendavales de cerca de 130 kilómetros por hora (80 millas por hora), que mataron a una persona, dijeron las autoridades.

El sistema se debilitó luego y se convirtió en una tormenta tropical al ingresar a la región central de Luisiana.

La principal preocupación en Texas era que llovía intensamente en áreas que ya habían sufrido inundaciones en semanas recientes.

El ciclón, de categoría uno en la escala del uno al cinco, llegó a tierra a unos ocho kilómetros (cinco millas) al este de High Island, cerca del Parque Estatal Sea Rim, donde las ráfagas de viento tenían una velocidad de 100 kilómetros por hora (62 millas), dijo el meteorólogo Jim Sweeney. Es posible que el meteoro pierda fuerza conforme se adentre en el territorio estadounidense.

''Es una tormenta muy compacta'', indicó Sweeney y explicó que los vientos más fuertes estaban muy cerca del ojo de la tormenta.

Casi todos los barrios de las ciudades de Beaumont y Port Arthur se quedaron sin luz, indicó Debi Derrick, de la empresa Energy Texas, encargada del abastecimiento de electricidad. Calculó que unas 100 mil personas no tenían luz.

''Podría tomarnos un par de días restablecer el servicio eléctrico'', señaló Derrick.

En la zona del este de High Island a Cameron (Luisiana) se emitió un alerta de huracán, luego que Humberto se transformó de tormenta tropical en ciclón la madrugada del jueves.

A las 08:00 del Este (12:00 GMT) , el centro de Humberto estaba localizado a unos 40 kilómetros (25 millas) al noreste del lago Charles, en Luisiana. Avanzaba hacia el norte-noreste a casi 20 kph (12 mph).

''Ha habido lluvias muy fuertes en el extremo sureste de Texas. Hoy las habrá en Luisiana, Misisipí y el sudeste de Arkansas'', expresó Daniel Brown, del Centro Nacional de Huracanes en Miami.

Texas ha tenido un verano con muchas lluvias. En Houston, por ejemplo, no llovía tanto desde 1942. La tierra ya está saturada de agua y es previsible que se produzcan inundaciones.