Los investigadores han comprobado que los espermatozoides con cromosoma Y en determinada sustancia se mueven hacia arriba y los X bajan. Foto: EFE/Bienvenido Velasco
Un nuevo método desarrollado por científicos japoneses permite separar los espermatozoides que contienen cromosomas sexuales X de aquellos que contienen los de tipo Y, con implicaciones “colosales” en la elección del sexo de la descendencia.

La posibilidad de elegir el sexo de los animales e incluso de los seres humanos está ahora un paso más cerca desde que los científicos han conseguido separar los espermatozoides portadores de cromosomas X de los que tienen Y; las implicaciones de esta investigación podrían ser colosales”, señalaba la revista Newsweek.

La publicación estadounidense se refiere a un estudio de investigadores de la Universidad de Hiroshima en Japón, publicado en agosto de 2019 en la revista científica PLOS Biology, y que posibilitará una forma más sencilla de elegir el sexo de la descendencia separando los espermatozoides con los cromosomas sexuales X e Y.

Un cromosoma sexual es un tipo de cromosoma que participa en la determinación del sexo. 

Los seres humanos y la mayoría de los otros mamíferos tiene dos cromosomas sexuales, el X y el Y, explican desde el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI) estadounidense.

Las hembras tienen dos cromosomas X en sus células somáticas, mientras que los machos tienen un X y un Y, apunta el NHGRI .

Todos los óvulos, sin embargo, contienen solo un cromosoma X, mientras que los espermatozoides pueden contener un cromosoma X o uno Y. Esta disposición significa que es el macho el que determina el sexo de la descendencia cuando se produce la fertilización”, de acuerdo a esta misma fuente.

Evolución de un embrión en un laboratorio de Fecundación in Vitro. Foto: EFE/ Arturo Wong

Si usted es XX, es una mujer. Si usted es XY, es un hombre. En el caso de otros mamíferos, a menudo es similar, aunque pueden tener nombres diferentes para estos cromosomas, puntualiza el NHGRI.

En general, los espermatozoides portadores de un cromosoma X o Y, están nadando en el semen en números iguales, lo que explica que la población humana  esté compuesta por un número aproximadamente igual de hombres y mujeres. 

 

HEMBRAS O MACHOS, SEGÚN LOS CROMOSOMAS

 

Como los espermatozoides portadores de X e Y comparten las mismas proteínas no hay marcadores conocidos que diferencien unos de otros. Durante años los científicos han intentado hallar, sin éxito, una manera de dividir estas células reproductivas en diferentes especies, lo cual ayudaría a seleccionar el sexo de los animales de granja y en teoría también a los humanos, añade Newsweek.

En las imágenes A, B, C y D, se muestra la localización de las sustancias TLR7 y TLR8, utilizadas en la separación de los cromosomas sexuales X e Y. Foto: EFE

Ahora, los investigadores de Hiroshima afirman haber encontrado un tratamiento químico simple y reversible que permite segregar los espermatozoides que contienen X de los espermatozoides que contienen Y, basado en la actividad diferencial de genes de los dos cromosomas sexuales.

El equipo de investigadores, liderado por el profesor Masayuki Shimada, utilizó su técnica junto con la fertilización ‘in vitro’ para crear conjuntos de embriones de ratones compuestos en su mayor parte de roedores de un sexo, femenino o masculino, y es probable que esta misma técnica también sea ampliamente aplicable a otros mamíferos, según sus autores.

"Hay otros métodos que se pueden usar para separar los espermatozoides X e Y, pero son engorrosos, caros y corren el riesgo de dañar el ADN del esperma", según indica el equipo de investigadores japoneses. 

El procedimiento desarrollado por estos científicos tiene el potencial de simplificar en gran medida la selección de sexo para la fertilización in vitro - técnica donde el esperma y el óvulo se unen en un plato de laboratorio-; o la inseminación artificial -los espermatozoides se implantan en el tracto reproductivo femenino-. 

Ambas técnicas son ampliamente utilizadas en la cría de animales para granjas agrícolas, así como en la reproducción asistida de humanos.

 

PROBADO EN ANIMALES, PERO AÚN NO EN HUMANOS

 

Ya hemos logrado la producción selectiva de machos o hembras en bovinos y porcinos mediante este método, pero su uso en la tecnología reproductiva humana es especulativo en este momento e implica significativos problemas éticos, independientemente de la utilidad de esta nueva técnica", señala Shimada a Efe.

Masayuki Shimada líder del equipo de investigadores de la Hiroshima University. Foto: EFE/Masayuki Shimada

"En las granjas lecheras, el valor de las vacas hembras es mucho más alto que el de los machos, porque la leche solo la producen ellas, mientras que en la producción de carne vacuna, la velocidad de crecimiento es mucho más alta en los machos  castrados que en las hembras, por lo que el valor de los terneros machos es más alto que el de las hembras", señala Shimada en referencia al uso potencial de esta técnica.

Shimada considera correcta la valoración de Newsweek respecto de las “implicaciones colosales” que puede tener este nuevo método, “para recoger fácilmente y por separado los espermatozoides con cromosoma X o los espermatozoides con cromosoma Y”.

Cuando los espermatozoides se incuban con una sustancia denominada ‘agonista de TLR7 y TLR8’ durante 1 hora, los espermatozoides con cromosoma Y nadan hacia la capa superior y los espermatozoides con cromosoma X disminuyen la velocidad y luego se mueven a la capa inferior”, explica a Efe.

El científico señala que “usando esperma recogido de la capa superior para la fertilización in vitro, se generan embriones masculinos, mientras que con el de la capa inferior, se generan hembras”.

Hemos demostrado que este método está disponible, no solo para ratones, sino también para ganado vacuno y porcino, pero no intentamos aplicarlo en esperma humano, y por lo tanto, no sabemos si puede adaptarse a la reproducción humana”, concluye para Efe este coautor y líder de la investigación.

Blastocitos preparados para ser congelados en un procedimiento de fecundación in vitro. Foto: EFE/ Arturo Wong

DESTACADOS:

 

* Investigadores de la Universidad de Hiroshima (Japón), desarrollaron  y probado con éxito un método sencillo y sin riesgos para  “recoger por separado los espermatozoides con cromosoma X o los espermatozoides con cromosoma Y”.

* Los científicos liderados por el profesor Masayuki Shimada, crearon grupos de embriones de ratones compuestos en su mayor parte de roedores de sexo femenino o masculino, y aseguran que su técnica será ampliamente aplicable a otros mamíferos.

* “Hemos demostrado que este método está disponible no solo para ratones, sino también para ganado vacuno y porcino, pero no intentamos aplicarlo en esperma humano, porque esto implica significativos problemas éticos" señala Shimada en declaraciones a Efe.

Por Ricardo Segura EFE/Reportajes