Foto: Cuartoscuro
El presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó la advertencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de tener precaución "con el uso de las palabras" porque se pueden interpretar como "una reducción del espacio democrático"

Zongolica, Ver.- El presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó la advertencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de tener precaución "con el uso de las palabras" porque se pueden interpretar como "una reducción del espacio democrático".

Esto luego de que el Presidente ha dicho que la revista Proceso "no se portó bien" con él; en ese sentido, el mandatario dijo durante su visita a Zongolica que seguirá diciendo cuando haya políticos y medios de comunicación "que están a favor del inmovilismo" para mantener el estatus quo.

Insistió en que la revista, que ha criticado la administración del Gobierno morenista, es conservadora y que lo seguirá diciendo, a pesar de que el Alto Comisionado de la ONU advirtió que "el respeto por la libertad de expresión y una prensa libre e independiente son fundamentales en una sociedad democrática".

"Aunque vengan recomendaciones a la ONU para que no digamos que Proceso es una revista conservadora. El que no contribuya a la transformación México y está a favor del inmovilismo de mantener el statu quo, que se dedique a la política o al periodismo, vamos. Seguir hablando de estos temas".

Dijo que hay quien está molesto porque ya no existen sueldos de hasta 700 mil pesos mensuales, y puso como ejemplo que actualmente él gana mensualmente 108 mil pesos y que sus colaboradores deben ganar menos que eso.

"Por eso están molestos, ni nunca paso atrás (...) Antes había sueldos hasta de 700 mil pesos mensuales y eso se terminó, me bajé el sueldo a menos de la mitad de lo que ganaba Peña Nieto, sin compensaciones y por ley así tiene que ser, de ahí para abajo, nadie puede ganar más que lo que recibe el Presidente; antes el director del Coneval ganaba 220 mil pesos al mes, y ya ni les digo cuánto ganaba el director del Infonavit, 700 mil pesos al mes". 

Durante su vista al hospital de Zongolica, López Obrador también minimizó las quejas de los pobladores que acusaron que el hospital solo "mejoró" porque los médicos sabían que iba a visitarlo.

"Me advirtieron que no les creyera a los del hospital porque lo arreglaron porque vine; pero si es así, voy a venir seguido a Zongolica, pero no es del todo cierto porque le dieron su manita de gato, pero el Director me habló con la verdad y él reconoce las carencias que hay en el hospital".

Insistió en que la corrupción de pasadas administraciones dejaron el sistema de salud pública "por los suelos", pues había un "monopolio" de tres empresas que surtían al Gobierno federal medicamentos y material de construcción, con contratos de hasta 90 mil millones de pesos.

"No es para consolar a los de Zongolica pero así están los hospitales y en el país, sin medicinas, faltan médicos, no son suficientes las instalaciones, mucho trabajador eventual sin plazas, se robaban el dinero, qué culpa tienen los médicos y las enfermeras. Tres empresas vendían al gobierno el 70 por ciento de las medicinas y materiales de construcción, era un monopolio que prohíbe la Constitución".

Dijo que se requiere mejorar la atención médica de salud pública, porque actualmente "hay enfermos de primera, de segunda y de tercera y eso se va a terminar porque todos somos iguales".

Anunció que durante su Gobierno se trabajará en cuatro acciones: garantizar el abasto de medicamentos, así como mejorar la infraestructura de salud, fortalecer el Instituto de Salud para el Bienestar, garantizar que no falten médicos y especialistas y otorgar sueldos más altos a quienes acudan a trabajar en zonas serranas.

"Que no falten las medicinas en centros de salud, unidades médicas y hospitales. No va a desaparecer el IMSS Prospera ni lo que antes era el Seguro Popular, ahora Instituto de Salud para el Bienestar, Juan Ferrer (...) Que no falten los médicos y especialistas porque los corruptos neoliberales fueron atajando la entrada de los que querían entrar en la universidad con la mentira de que no pasaban los exámenes de admisión, todos pasaban pero no había cupo, querían privatizar la educación. El daño que hicieron es que México tienen menos médicos y menos especialistas de los que necesita".

López Obrador criticó que haya médicos especialistas que se nieguen a trabajar en zonas alejadas de las grandes urbes, pero dijo que eso se modificará porque pues como ejemplo que el radiólogo que quiera permanecer en zonas como Veracruz u Orizaba lo podrá hacer, pero el que trabaje en Zongolica ganará más que el que trabaje en Veracruz. 

"Van a tener su plaza, no lo vamos a hacer de la noche a la mañana, pero lo vamos a hacer; durante mi Gobierno quedarán basificados todos los trabajadores de salud del país".